•  |
  •  |

Los resultados de las elecciones nacionales deben ser aceptados, afirmó el magistrado presidente de la Sala Constitucional, Francisco Rosales, a la vez que aseguró que los opositores del Partido Liberal Independiente, PLI, “no tienen suficientes pruebas y hasta ahora no han presentado nada” sobre las denuncias de numerosas anomalías registradas durante el proceso electoral.

En declaraciones a un medio de comunicación oficialista, Rosales aseguró que no pueden invalidar los 700,000 votos que le dieron el 31% al PLI, lo que los colocó como la segunda fuerza política, pues aseguró que esa fue la decisión de la mayoría de nicaragüenses.

“Nosotros no vamos a contradecir la decisión del pueblo. Mi posición en este contexto ha sido bien clara: ahora estamos frente a hechos consumados, aquí la Corte Suprema de Justicia tiene innumerables sentencias respecto a este tema, es decir, jurisprudencia que frente a hechos consentidos no hay amparo”, declaró Rosales.

En cuanto a los señalamientos anómalos que hasta ahora mantiene el PLI, el magistrado indicó que “la falta de estructura, la falta de organización de los partidos, lo que refleja es que todo era del diente al labio. No tenían efectivamente ni los fiscales, ni los presidentes de las Juntas Receptoras de Votos, como lo afirmaban cuando dijeron que no los dejaban acreditarse. Todo eso es una falsedad. Nunca tuvieron el apoyo total de sus miembros”.

Asimismo, alabó la organización partidaria del FSLN, pues según él, es una estructura sólida que presenta candidatos “idóneos” al pueblo.

“La torpeza de los partidos políticos, en este caso, es de ellos. Vergüenza les debería dar con esos argumentos, que el responsable de su deficiencia organizativa sea del Consejo Supremo Electoral o el Estado. Lo que tienen que hacer es aceptar la decisión del pueblo”, culminó Rosales.

Caso PLI a agenda
Por su parte, el magistrado Rafael Solís dijo que para el próximo 23 de noviembre incluirán en la agenda de la Sala Constitucional el análisis de los recursos de amparo interpuestos por tres fracciones del Partido Liberal Independiente, PLI, que se encuentran en pugna por la  representación legal de dicho partido político.

Uno de los puntos vitales que abordarán, según señaló Solís, es la posibilidad de analizar cada una de las candidaturas impugnadas de quienes recurrieron a la CSJ.

“Debemos analizar qué tipo de sentencia se puede sacar que no altere tampoco, por así decirlo, la estabilidad del país y los mismos resultados electorales; pero sí una sentencia que tenga que ver con algunas de las candidaturas presentadas --si fuera el caso y si cumplen con los requisitos de ley-- por eso, hay que estudiar bien la lista y la impugnación que se hizo de la lista”, aseguró Solís.

Añadió que otro punto neurálgico a revisión es la lista de diputados, que hay que verla con sumo cuidado, porque ya hubo una elección y habría que estudiar los efectos que esa sentencia podría tener sobre los mismos. Así que dejen de presionar, porque esa sentencia hay que verla con calma.

Quienes recurrieron a la CSJ son el abogado Rolando Prado, en representación de Virgilio Godoy y José Venancio Berríos, y Pedro Reyes Vallejos, apoderado legal de Rollin Tobbie.

Por último, Solís consideró que hubiese sido oportuno que la sentencia saliera antes de las elecciones, pero precisó que en ese momento las condiciones no se prestaban para ello.

“Pero ahora debemos verlo bajo la óptica de que ya las elecciones pasaron”, concluyó.