•   Isla de Ometepe  |
  •  |
  •  |
  • END

Mientras los dueños de las tierras donde se construye el aeropuerto  de Moyogalpa, Isla de Ometepe, exigen a la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales, EAAI, el pago de más de un millón 200 mil dólares, la empresa estatal defiende la expropiación de las tierras  en base a la Ley  229, “Ley de Expropiación”, del tres de marzo de 1976, según consta en documentos que están en nuestro poder.

Pero  la expropiación motivó a uno de los lugareños identificado como  Juan Carlos Arcia, a recurrir de amparo ante el tribunal de Apelaciones de Granada, donde los magistrados de la Sala Civil ordenaron a la EAAI paralizar las labores del proyecto de rehabilitación y de ampliación del aeródromo de Moyogalpa, Isla de Ometepe, y mandan a que el caso se resuelva en la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, pero las labores de construcción continúan.

Orlando Castillo, Gerente General de la EAAI, así lo confirmó en declaraciones a END. “Estamos trabajando, esperamos finalizar en febrero, todo está normal. La situación de los terrenos es un proceso legal que nos hemos avocado a las leyes de Nicaragua y nos ha permitido realizar esta obra.

Esperamos que esté listo en marzo”, señaló el funcionario, quien agregó que la inversión total en la construcción del aeropuerto es de 7 millones de dólares.

Castillo, incluso, comentó que existen tres aerolíneas nacionales e internacionales interesadas en operar la ruta Managua-Ometepe con conexión con el aeropuerto San Juan de Nicaragua y habló de de abrir un vuelo a las seis de la tarde, pues las luces que tendrá la pista del aeropuerto brindarán todas las condiciones para volar a esa hora, cuyo costo del boleto será de aproximadamente 100 dólares.

Por su parte, Mario Salinas, Presidente del Instituto Nicaragüense de Turismo, Intur, afirmó que “el destino de Ometepe es uno de los priorizados y nos interesa mucho que los viajeros puedan llegar de la manera más cómoda y fácil”.

Los precios
Según una fuente  que participó en los intentos de negociación entre los representantes de la  EAAI, y los dueños de las tierras, en un inició habían acordado  que los precios serían  diferenciados  y que el área más cara serían tres manzanas que están frente a las costas del Lago Cocibolca.

“Se valoraron en 70 mil dólares por manzana, pero al final se acordó vender las 34 manzanas en un millón 200 mil dólares, a razón de 40 mil dólares por manzana, y esto se incumplió, y fue así que salió en escena una declaratoria de utilidad pública de la propiedad de parte de la EAAI, y ante la negativa de la gente de salir de sus tierras, la empresa estatal solicitó la  demanda de expropiación forzada,” añadió.

Uno de los que aparece como propietario de las tierras donde se erige el aeropuerto, es Douglas Antonio Cruz, y por ende es uno de los expropiados  por la Empresa Administradora de Aeropuertos, pero en su caso hasta existe un litigio, ya que hay una segunda persona que alega ser realmente la dueña de la propiedad.

Por otro lado, los dueños de la propiedad, que en su mayoría son familiares, alegan que lo que realmente está usando la EAAI para construir el aeropuerto, son más de 40 manzanas, y dicen que se están usando tácticas para no pagarles un solo córdoba, asegurando, además, que hay emisarios que están tras de la venta de esta propiedad.

Según la demanda de expropiación interpuesta en el Juzgado Civil de Rivas por  la EAAI, esta entidad tenía entre sus planes pagar a los afectados a 13 mil dólares la manzana, a razón de 1.30 dólares la vara cuadrada, pero la oferta no les pareció a los habitantes aledaños a la antigua pista de aterrizaje La Paloma.

 El proyecto contempla una pista de 1,500 metros de largo por 30 de ancho, con estructura de pavimento que permitirá garantizar el aterrizaje y despegue de aeronaves con capacidad de hasta 54 mil libras para el tipo de avión AN 26 y entre los beneficios se mencionan la creación de fuentes de empleo, una nueva vía de comunicación y disponer de un nuevo medio de transporte ante situaciones de emergencia.