•  |
  •  |

La construcción de embalses de mediana escala en las afueras de algunas ciudades del país, principalmente en Managua, durante el verano  son medidas que tienen que ponerse en práctica a lo inmediato, según especialistas en el área de conservación de recursos hídricos.

La medida no solo permitiría el aprovechamiento del agua que cae producto de las lluvias, de tal manera que pueda infiltrarse en los suelos para alimentar los mantos acuíferos, que en gran medida son sobreexplotados en los procesos para la distribución de agua potable de consumo humano, sino también serviría de protección ante las inundaciones.

Salvador Montenegro, Director del Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos CIRA, de la UNAN Managua, explicó a EL NUEVO DIARIO, que este es el momento propicio para aplicar un plan integral que ayude al buen manejo de las cuencas hídricas para beneficio.

El especialista manifestó que estas son medidas correctivas para sobrellevar los malos manejos que se han hecho en zona altas de la meseta Sierras de Managua, donde la deforestación que se viene dando desde hace siglos, para beneficio de la agricultura y ahora para fomentar la construcción de urbanizaciones, no permite que las aguas que caen con las lluvias se infiltren en el suelo y bajen a velocidades alarmantes, hasta la zona pobladas de la ciudad, poniendo en riesgo la vida humana y causando daños estructurales considerables.

“La construcción de estas obras (embalses) a menor escala es de gran importancia. Es el momento propicio para ejecutar un plan integral que permita el manejo de la zona. Son obras fáciles de hacer, con menor costo económico que ayudarían a retener el agua; es fundamentar si queremos ayudar a infiltrarla en la cuenca subterránea y reducir los impactos de riesgos en la zona poblada de Managua”, apuntó.

Otros estudiosos del tema también recomiendan utilizar el agua retenida para usarla en los sistemas agrícolas del país, de tal manera que esta pueda se usar para riego de plantaciones pequeñas o en los viveros artesanales.

Ruth Selma Herrera, Directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Asociado (Ideas),  señaló que es por las serias debilidades administrativas que existe en las instituciones que manejan los recursos hídricos en el país y la falta de inversiones, que no se han desarrollado planes integrales, que permitan ejecutar proyectos a mediana escala para aprovechar el agua que cae proveniente de las lluvias.

Herrera dijo que era necesario que instituciones como la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, en coordinación con el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, Marena, y la Autoridad Nacional del Agua, ANA, las que deben planificar proyectos como la construcción de embalses o sistemas para retener agua y maximizar su aprovechamiento, protegiendo de esta manera los recursos existentes.

“No podemos seguir viviendo como bomberos, resolviendo y apagando el fuego del día. Con las afectaciones por el Cambio Climático, el nivel de fuerza de las precipitaciones, que es mayor en todos lados, la cantidad de agua que corre es mayor y con más fuerza, se ocasionan daños a infraestructura vial e inundaciones en ciudades vulnerables como Managua. Además no se aprovecha un recurso que podríamos no tener en el futuro cercano, que es el agua”, aseguró.

Las lluvias del invierno de este año, dejaron como saldo casi 150.000 personas afectadas, 5.118 viviendas averiadas, 1.516 km de carretera y caminos y 500 metros lineales de puentes dañados por las recientes lluvias, que deben ser reconstruidos, además de 16 muertos y 18 lesionados.

Herrera recomendó establecer un plan de inversiones que permita construir embalses, para retener el agua que proviene de la zona Sur en Managua por ejemplo.

“Eso ayudaría a retener agua y evitar estragos. La deforestación permite que el agua corra a gran velocidad, removiendo la capa del suelo vegetal fertilizada, arrastrando grandes cantidades de sedimento que llegan a la ciudad con mucha fuerza”, indicó.

Estrategia integral
Herrera destacó que se deben tener una capacidad propositiva diferente ante el contexto climático que presenta en estos momentos. Aseguró que en estos momentos, es conveniente construir represas o embalse que protejan las ciudades, en el caso de Managua, dijo que en la zona alta fuera de la ciudad como  Ticuantepe, La Concha, o barrios que se inunden en la zona costera.

“Se puede almacenar agua para infiltrarla en el suelo, pero también para uso agrícola en el riego, porque hay pequeños productores que usan el agua potable para regar sus viveros. También utilizan las cuencas como los ríos o lagos para regar o dar de beber al ganado, cuando es factible construir obras que permitan almacenar el agua de lluvia y darle ese uso”, indicó.

Situación no se puede obviar más
Por su parte Montenegro, dijo que el movimiento que tiene el agua que generan las lluvias es un asunto que no se puede obviar más y reiteró que se deben tomar medidas correctivas que ayuden a retenerla e infiltrarla.

“Toda fuente de agua es atmosférica y llega a nuestra latitud en forma de lluvia. En la zona de la Sierras de Managua, la vegetación de los suelos ha sido removida y eso ha generado que la capa vegetal se vea afectada por las corrientes que bajan hasta las partes más bajas, perdiéndose de esta manera la capacidad de infiltración”, dijo el especialista.

Montenegro sugirió que para mantener la infiltración a los acuíferos es necesario construir estas obras o embalses de menor escala, en la zonas más altas de la cierras.

Indicó que los planes de manejo determinarán las zonas más adecuadas mediante estudios, porque no todos los lugares son los más propicios para lograr infiltraciones de agua, porque las cuencas de los lagos tiene diferente accidentes geográficos denominados (Parte Aguas), que separan las diferentes correntías del agua que cae producto de las lluvias.

“La situación es ideal para establecer estos programas, tenemos las leyes que lo permiten y la inversiones que podrían hacerse son mínimas, que no necesitan de grandes presupuestos. La cuenca hídrica de Managua puede delimitarse y verificar donde es que se pueden hacer los embalses y las zonas adecuadas para infiltrar agua”, agregó.

Retener el agua es una necesidad

Luis Ángel Montenegro, Director de la Autoridad Nacional del Agua ANA, consideró que los periodos de lluvia se han presentado con mucha fuerza en los últimos dos años, que han superado los índices de precipitaciones históricos en el país, que están advirtiendo que es necesario tomar medidas técnicas preventivas y correctivas.

Montenegro dijo que al tener periodos con mucha afluencia de lluvia, es necesario preparar estrategias para que en años donde el nivel de precipitaciones sea mínimo y se caiga en una sequía, haya agua.

“Deberíamos estar preparándonos para que en años de pocos lluvias tengamos agua. Hay que retener el agua no solo para protección de ciudades y pobladores, sino también para tener disponibilidad de la misma y abastecer en diferentes actividades humanas”, señaló.

El funcionario consideró que los procesos de infiltración de agua deben ser más planificados y ejecutados en zonas donde en realidad se necesita abastecer las cuencas subterráneas.

“Lo ideal es retener el agua para prioridades inmediatas. Infiltrar agua en las cuencas es un trabajo mayor, que se debe hacer en zonas secas. Son proyectos que deben tener la participación de varias instituciones, entre ellas el ANA, para que puedan ser efectivos”, afirmó.

El director de ANA insistió en que los criterios para construir los embalses son muy variados y por ello recomendó estudios muy detallados. Agregó que en Managua es el departamento con más riesgos, donde se debería iniciar proyectos de este tipo, y en las zonas donde atraviesan ríos de gran tamaño para dar protección de infraestructura como los puentes y carreteras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus