•  |
  •  |

La Secretaría de la Costa Caribe de Nicaragua impulsa un proyecto alimentario para beneficiar a mujeres de tres territorios indígenas en los municipios del Triángulo Minero, Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, con financiamiento del Programa para Naciones Unidas, PNUD, confirmó Justo Tayor, técnico del proyecto.

El programa conjunto Infancia, Seguridad Alimentaria y Nutrición, tiene varios componentes que ayudarán a la seguridad alimentaria de las familias indígenas de los territorios mayangnas Sauni en Bonanza. También están incluidos los territorios Mayangnas Matumbá, en Rosita y en Sikilta en Siuna.

El técnico manifestó que el programa beneficia a 16 comunidades de estos tres territorios. A las familias se les entrega una merienda escolar a través del Programa Mundial de Alimento, PMA, y por otro lado, se les financia semilla de plátano y de frijol para el cultivo, aseguró.

Frijoles con buen rendimiento

Aseguró que los productores indígenas ya están produciendo frijoles en cantidades. “En media manzana están obteniendo un promedio de 20 quintales, si sembraran una hectárea obtendrían en promedio 50 quintales, según el monitoreo que hemos realizado”, dijo Taylor.

El programa ha sido dirigido a las mujeres, pero los hombres no se han negado a cultivar, pese a que la cultura arraigada ha sido que el hombre es el que decide en el hogar.  “Creemos que los hombres han tomado conciencia de que el beneficio es para la familia en conjunto, aunque en el proyecto aparecen las mujeres como beneficiadas,” agregó.

VNU solo apoya con talleres
Por su parte, la coordinadora del programa de Voluntariado de Naciones Unidas en Nicaragua María Oset Serra, confirmó que en el país tienen una red bien distribuida de voluntarios que trabajan con proyectos en diferentes temáticas, y que el Voluntariado apoya solo con capacitaciones.

La estrategia del programa de Voluntarios de Naciones Unidas, VNU, se centra en brindar herramientas metodológicas para cultivar la paz y la armonía entre los pueblos generacionales, y que la gente sepa aprovechar los talleres para buscar la armonía con la naturaleza y el bienestar social, añadió Oset.

Asimismo, se instruyen en temas de derechos indígenas y su protocolo internacional, para fortalecer las capacidades humanas de los y de las indígenas de los pueblos mayangnas. También se capacitan sobre el tema de desarrollo territorial y la legislación ambiental nicaragüense, señaló Taylor.