•  |
  •  |

En algunos sectores de la sociedad nicaragüense ha crecido el temor a volver a vivir como rehén de una dictadura político-militar. Políticos de oposición al gobierno del presidente Daniel Ortega y representantes de organizaciones de la sociedad civil, han puesto como ejemplo lo que consideran actuaciones parcializadas y partidarias de la Policía Nacional en contra de quienes se manifiestan en reclamo de sus derechos políticos y civiles.

Políticos y representantes de organizaciones afines al gobierno niegan que en nuestro país se esté instalando una dictadura militar y represiva, pero los críticos aseguran que desde que Ortega asumió el poder, una vez más, en 2007 ha utilizado a su gusto y antojo a la Policía para reprimir a quienes piensan diferente al orteguismo.

Para Roberto Cajina, experto en temas militares, Ortega preparó el terreno para partidizar a la Policía, ya que desde 2007 logró la reforma a la Ley 290, Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo, entre otras cosas, para eliminar la cadena de mando entre el Ministerio de Gobernación y la Policía. Luego, vía decretos, “flexibilizó” la permanencia de los cuadros policiales, y prorrogó ilegalmente en su cargo a la primera comisionada Aminta Granera.

Policía manoseada
“Daniel Ortega ha tratado al Ejército con mucha delicadeza, es decir, no ha manoseado al Ejército como ha manoseado a la Policía, y esta sí se ha dejado manosear”, contestó Cajina, en relación con la posibilidad de la instauración de una dictadura militar.

No obstante, pobladores de Río Blanco y de Matiguás denunciaron la alta presencia militar, y aunque existe una base del Ejército en la zona, no se había experimentado que los militares se encontraran desde el pasado 6 de noviembre patrullando las calles de ambos municipios, obviamente, armados con fusiles de guerra, para realizar requisas a sus habitantes y vehículos, aparentemente, para evitar manifestaciones contra el supuesto fraude electoral.

Aminta se defiende
Durante esta administración del presidente Ortega, han sido múltiples las manifestaciones de la sociedad civil en contra del gobierno, en las que han resultado decenas de personas y policías lesionados. Aunque la Policía desconoce el número de pobladores lesionados tras los reclamos por el supuesto fraude electoral, dio a conocer que unos 50 oficiales resultaron gravemente golpeados, entre ellos seis heridos de bala.  

“Protegiendo, eso es lo que hemos hecho y es lo que seguiremos haciendo, proteger a todos sin ningún tipo de distinción partidaria, religiosa, de raza o de lengua. Estamos al servicio de todos y estamos dando también nuestra sangre, estos compañeros y compañeras que ya son seis heridos de bala y varios que están heridos de gravedad”, aseguró la primera comisionada con período prorrogado Aminta Granera, jefa de la Policía.  

Brisas que van rumbo a tempestad
Para el presidente del Foro Permanente de Seguridad Ciudadana, Leonel Úbeda, el peligro de poseer una Policía partidaria es inminente, y ya se pueden observar “brisas” de lo que puede tornarse en una tempestad, no solo por la influencia del gobierno, sino también porque la mayoría de oficiales proviene del sandinismo.

“El gobierno no debe instrumentalizar a la Policía, por el bien del país, no debe ponerla al lado de un partido. La Policía necesita tener todas las condiciones que merece por derecho, conforme a años de servicio, pero no dárselas a cambio de sumisión, ya que esta es una obligación del Estado”, consideró Úbeda.  

“Institución nacional, no partidaria”
El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, y la Fundación Nicaragua Nuestra, FNN, luego de elaborar un monitoreo de la violencia post electoral, manifestaron su preocupación por el actuar de las autoridades policiales y las exhortaron a no tomar partido.

“Es lamentable y preocupante que la Policía Nacional pierda el respeto que la ciudadanía le ha conferido hasta ahora, al considerarse un cuerpo armado que no le garantiza su seguridad en los casos de protestas por derechos políticos, lo que la coloca en el peligroso camino de ser percibida por la ciudadanía como una institución partidaria y no nacional”, criticó Claudia Pineda, Directora Ejecutiva del Ieepp.

Claudia Paniagua, Directora Ejecutiva de la FNN, aseveró que “hay señales y hay miembros de la Policía que, definitivamente, están actuando de manera partidaria, pero nosotros por eso tenemos que exigir a sus altos mandos a mantenerse como una institución”.

 “Buscamos lo mejor”

En 2009, miembros de la Juventud Sandinista lanzaron piedras a la propia primera comisionada Granera y quebraron los vidrios de la entrada del edificio de Plaza El Sol, la intención era lesionar a jóvenes que están integrados en movimientos opositores al gobierno, y las autoridades policiales no movieron un dedo en contra de los agresores.

“Nosotros reaccionamos en cada momento, pensamos y actuamos de manera de buscar lo mejor, seguramente ese momento que ni siquiera recuerdo --son tantos momentos que se están sucediendo--, valoramos cómo actuar, y tratamos de hacerlo de la mejor manera, eso sí te lo puedo asegurar”, justificó Granera.

Una actuación similar tuvo la Policía, en abril del año pasado, cuando simpatizantes del Frente Sandinista, esta vez azuzados por el magistrado de la Corte Suprema de Justicia con período vencido, Rafael Solís, apedrearon y morterearon las instalaciones del Hotel Holiday Inn, donde se encontraban reunidos diputados de las bancadas de oposición al gobierno. Los uniformados reaccionaron tardíamente, luego de que “los amorosos rojinegros” ya habían roto varios vidrios del negocio.

¿Escudo de sandinistas?
Recientemente, simpatizantes del Partido Liberal Independiente realizaron un plantón en las inmediaciones de residencial Las Colinas, en la Carretera a Masaya, en protesta por lo que consideran el fraude en las pasadas elecciones, pero lo participantes se quejaron de que los oficiales de la Dirección de Operaciones Especial de la Policía, DOEP, escudaron y protegieron a los activistas del partido de gobierno.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus