•  |
  •  |

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, comprobó la violación al derecho a la integridad personal y a la vida, por parte de la Policía Nacional, en el caso de la muerte de tres simpatizantes del Partido Liberal Independiente, PLI, ocurrida en la comunidad El Carrizo, de San José de Cusmapa.

En conferencia de prensa, Omar Cabezas, en la Dirección de la PDDH, presentó los resultados que un equipo de su institución realizó en el lugar de los hechos, y destaca que ante la inobservancia de los cuerpos de leyes nacionales e internacionales, entre estos el artículo 10 del Reglamento Disciplinario de la Policía Nacional, se comprobó la violación al derecho a la integridad personal y a la vida en perjuicio de José Mercedes Pérez, Elmer Tórrez Cruz y Josué Tórrez Cruz, quienes resultaron muertos, así como también en el caso de los lesionados José Tórrez Cruz y María José Pérez Cruz.

Según la resolución de la investigación de un equipo de la PDDH, encabezado por Jessenia Castillo, se comprobó que hubo una denuncia de conflicto entre facciones partidarias en El Carrizo, además, que el jefe policial entregó armas de guerra a policías voluntarios, que participó en la incursión el secretario político del FSLN, Jesús Herrera, quien los acompañó y llevaba un revólver 38 sin portación.

Añade que el grupo de policías y miembros del FSLN se movilizaron en camionetas de la municipalidad hasta la comunidad, en horas de la noche, y todos tomados de licor, además, que el secretario político sandinista, pistola en mano, se enfrentó temerariamente a un grupo de simpatizantes del PLI, por lo cual comenzaron los disparos.

A pesar de esto, también la PDDH expresó que “hemos de señalar que si este grupo de policías no hubiera reaccionado ante las agresiones de algunos pobladores de El Carrizo, simpatizantes del PLI, armados de machetes, garrotes, palos y bates, también hubieran resultado gravemente heridos o hasta muertos”, cita el informe.

“Los del PLI empezaron”, dice Cabezas
Por su parte, Cabezas aseguró que en este problema fueron los simpatizantes del PLI quienes comenzaron las agresiones, y esta fue la reacción final que terminó en desgracia, provocando que las familias sandinistas del lugar salieran huyendo por el peligro que corrían.

Ante tal situación, la PDDH recomendó a la primera comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, que gire una circular que ordene la observación del cumplimiento de la ley relacionada con las funciones de la Policía Voluntaria, a los que se prohíbe portar armas de fuego.

También sugirió que la Policía de Cusmapa profundice en los procedimientos investigativos correspondientes, a fin de identificar mejor a los responsables de las lesiones graves ocasionadas en la humanidad del militante sandinista Jesús Herrera, y que el Ministerio Público solicite la ampliación de las investigaciones policiales.

La PDDH le exige al Poder Judicial que el proceso contra los agentes de línea y voluntarios acusados, se lleve en total respeto a lo dispuesto, tanto por nuestra legislación nacional como por la legislación internacional de protección a los derechos humanos, así como a los principios de legalidad, dignidad humana, debido proceso y responsabilidad personal y de humanidad.

Por otra parte, Sixto Ulloa, Procurador de Participación Ciudadana, recalcó que se conformó una comisión interinstitucional de reconciliación de la comunidad donde ocurrieron los hechos, donde se está trabajando para recobrar la paz.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus