•  |
  •  |

El jefe de la delegación de la Comisión Europea, CE, para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein, dijo este martes que esperan una nueva Ley Electoral en Nicaragua y el cambio de árbitros, tras los comicios generales en los que resultó reelegido el actual presidente, Daniel Ortega.

La aspiración europea empezaba a calentarse cuando recibió un balde de agua fría del diputado del FSLN, Edwin Castro, al ripostar con la certeza de mantener en sus cargos a los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, cuyas actuaciones arrastran tres años de cuestionamientos.

La esperanza que tenemos es que en el debate, en la discusión que va a empezar con el nuevo Gobierno, con la sociedad civil, ya lo han dicho los empresarios (es que) queremos una nueva Ley Electoral”, señaló a periodistas el embajador europeo, después de participar en un acto en Managua.

La UE también demandará a las autoridades nicaragüenses el cambio de los magistrados del CSE --que han sido acusados por diferentes sectores locales de parcialidad y falta de ecuanimidad y de neutralidad--, precisó.

“La esperanza nuestra es que nuestras recomendaciones van a ser tenidas en cuenta, porque son recomendaciones de expertos”, continuó el embajador.

 

Da nombres
Castro, que repetirá en un Parlamento dominado por el sandinismo,  en  declaraciones ofrecidas a Canal 12, fue más explícito, y repitió todo el line-up, a pesar de las declaraciones del propio presidente Ortega y de su asesor económico, Bayardo Arce, de convertir el Parlamento en un foro de consenso y de negociaciones. En la lista del legislador siguen Roberto Rivas, René Herrera, José Marenco Cardenal, Luis Benavides, Jose Luis Villavicencio y Marisol Castillo.

Castro reafirmó al Canal 12 lo que antes había expresado a EL NUEVO DIARIO, de mantener como propuesta de partido a los magistrados aludidos.

Al ser consultado el pasado 16 de noviembre por END sobre la posibilidad de cambiar a los magistrados del CSE, el jefe de la bancada del FSLN dijo que las “renovaciones radicales no resuelven”, e insistió nuevamente ayer, en su propuesta inicial, de mantener a los mismos magistrados del Poder Electoral.

El parlamentario dijo textualmente en esa ocasión “que las renovaciones radicales no resuelven, porque venís con gente totalmente nueva y esto te conlleva a problemas muchísimos más serios”

Castro recordó en esa ocasión lo sucedido en las elecciones de 1996 con la entonces presidenta del CSE, Rosa Marina Zelaya: “Espero que jamás se vuelva a repetir en Nicaragua, porque hubo semejante desorden y semejante falta de respeto a la voluntad popular”.

El jefe de bancada explicó que para el próximo año la nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional tendrá que hacer una nueva convocatoria para elegir a nuevos magistrados del CSE, aunque dejó claro que esto será solamente por un asunto de procedimiento.


“Lejos de ser perfectos desde el 96”
Goldstein, en referencia a los comicios generales del pasado día 6, en los que resultó reelegido el presidente Ortega con el 62.46% de los sufragios, según los datos definitivos, han estado “muy lejos de ser perfectos. Esto ha sido así en (las elecciones) de 1996, 2001 y 2006”, anotó.

Goldstein, que concluye su misión diplomática el próximo 30 de noviembre, reconoció que ningún proceso electoral es perfecto, y que parte  del objetivo de la misión de observadores de la UE en el  pasado proceso electoral nicaragüense “es aconsejar cómo perfeccionarlo”,  lo que incluiría la nueva Ley Electoral y el cambio de jueces.

La misión de observación electoral de la UE en Nicaragua advirtió en un  comunicado el pasado día 17, que los comicios ganados por Ortega, que  asumirá un nuevo mandato de cinco años el 10 de enero de 2012, marcaron un “grave retroceso en la calidad democrática” de este país centroamericano.

La misión denunció que las autoridades electorales nicaragüenses actuaron  con “opacidad y arbitrariedad” en la fase final de esas elecciones, al no  acreditar a los fiscales de oposición en las mesas de votación y no permitir la observación a “varios grupos nacionales de dilatada experiencia”.

Goldstein aclaró ayer que la UE no tiene ninguna simpatía con ningún  partido político, sea oficialista u oposición, “sino que nos interesa la buena gobernabilidad en Nicaragua” y que cada “ciudadano esté convencido de que  su voto a contado”.


Ampliar cooperación
Reafirmó que la UE está comprometida con Centroamérica y con Nicaragua, y recordó que el año próximo firmarán el nuevo Acuerdo de Asociación entre ambas regiones, que prevé “una cooperación muy amplia  a nivel bilateral con cada uno de los países y a nivel regional”.

“Tenemos que atender a muchos nuevos desafíos (en Centroamérica) como  el tema de la seguridad, la vulnerabilidad de los países al cambio climático,  así que esto va a seguir también para Nicaragua”, explicó.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus