•  |
  •  |

A 2 millones 708 mil 667 córdobas, que equivalen US$138,438, asciende la estafa agravada en perjuicio de Lotificaciones de Nicaragua, S.A., Lotinica, por la cual la Fiscalía acusa a Zorayda Bojorge Espinoza, de 45 años.

Bojorge también enfrenta cargos por falsificación de material y uso de documentos falsos, refiere el Ministerio Público.

Lotinica es la empresa que vende los terrenos habitacionales en Ciudad Sandino, donde supuestamente se construirían “Casas para el Pueblo”, y donde también se decía que se realizaría el cierre de campaña del presidente Ortega.  

Para la ejecución de la millonaria estafa,  Bojorge falsificó en 72 cheques las firmas de Pedro Álvarez y de Ana Perla de Álvarez, dueños de Lotinica.

Los 72 cheques, de los cuales la acusada cambió 34, son de la cuenta en dólares 1001-171-390440-0 de esa empresa, según la acusación.

Inventó nombres
Para logar la emisión de los 72 cheques, Bojorge inventó el concepto de “pago de servicios varios”, según la acusación radicada en el Juzgado Cuarto Distrito Penal de Juicio de la capital.

La acusada, que emitía a su nombre los documentos de pago, los justificaba señalando que eran para la cancelación de viáticos de alimentación,  transporte y combustible, según la Fiscalía.

Una vez que hacía efectivo el pago del cheque, Bojorge pedía que el dinero fuera depositado en su cuenta personal y luego lo retiraba.

Bojorge no pudo cambiar los otros 58 cheques, porque el 6 de junio de 2009 fue descubierta por la cajera de la sucursal bancaria, cuando se disponía a hacer efectivo el cobro de dos de ellos. La empleada bancaria detectó que las que aparecían como firmas libradoras no se correspondían con las registradas en el banco.

Vida de reina
Zorayda Bojorge, con el dinero que presuntamente “saqueó” de la cuenta en dólares de Lotinica, se daba una vida de reina.
Las averiguaciones policiales arrojaron que la dama de 45 años, se gastó parte del dinero pagando con tarjetas de débito en centros comerciales, restaurantes y otros sitios de recreación.

Bojorge le dio rienda suelta a sus gustos vanidosos con el dinero ajeno, pagando en varias ocasiones por un Spa, que es un servicio completo de relajación que incluye masajes, baño sauna y limpieza facial, según las pesquisas policiales.

La culpabilidad o no de Bojorge se decidirá el próximo 20 de enero de 2012, cuando se inicie el juicio oral y público en su contra.