•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

“Justicia” es la demanda de las mujeres no solo en Nicaragua, sino a nivel mundial. Eso destaca el primer informe de la organización ONU Mujeres, por lo cual su coordinadora, Isolda Espinosa, enfatizó la necesidad de que se apruebe lo más pronto posible la Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer.

Según Espinosa, Nicaragua tiene uno de los marcos legales más avanzados en protección de los derechos de las mujeres, pero aún falta trabajar más.

“Se necesitan hacer reformas necesarias en la legislación, pues no solo se trata de la creación de leyes, sino también de eliminar aspectos discriminatorios en algunas de ellas, tener más mujeres al frente de las instituciones, en especial en el Poder Judicial, capacitar a hombres y a mujeres funcionarios del Poder Judicial para que sean más sensibles ante la problemática de las mujeres, crear centros de atención integrales que no permitan la revictimización, y vinculado a esto se debe destinar más presupuesto al tema”, alegó Espinosa.

Señaló que los puntos antes mencionados son las recomendaciones planteadas en el informe.

Paulo Mandeville, coordinador residente de Naciones Unidas, destacó que es importante que en la Asamblea Nacional se esté hablando del tema con la Ley Integral contra la Violencia contra la Mujer, pero no se trata solo que hablar de tema, sino de actuar y de generar acciones.

Comentó que los problemas que vive Nicaragua no están alejados de los de otros países, pero es importante que cuando se comete un delito contra la mujer, las autoridades competentes den el acompañamiento necesario, y que el proceso se tramite de manera funcional, para que haya justicia.

Jamilet Molina Flores, de la organización Path, destacó que uno de los grandes problemas en Nicaragua sigue siendo la violencia contra la mujer, y hay enormes brechas en tanto al acceso y retardación de la justicia, y que por eso es que existe mucha impunidad.

No hay instituciones en zonas alejadas
Indicó que una de las grandes deficiencias del sistema es la falta de instituciones como el Ministerio Público en los lugares más alejados, porque las víctimas tienen que gastar cantidades de dinero para ir hasta las cabeceras departamentales, simplemente, a interponer la denuncia.

La fiscal Delia Rosales, Secretaria Ejecutiva del Ministerio Público, aseguró que el tema de género es una prioridad.

“Nuestros recursos son limitados, sin embargo, estamos pretendiendo para 2012 fortalecer el trabajo especializado a nivel nacional, para que las víctimas de la violencia en todos los departamentos del país encuentren respuesta del Ministerio Público”, expresó.

Añadió que una de las limitaciones institucionales es la falta de cobertura en las comunidades alejadas, pero que con el presupuesto del próximo año se reforzará la cobertura municipal, para tener ubicación permanente, y que los fiscales puedan desplazarse para tener mayor efectividad donde no hay sedes del Ministerio Público, y ser efectivos en el acceso a la justicia, tanto en casos de violencia como en los de delincuencia organizada y delincuencia común.

Rosales mencionó que el sostenimiento de un fiscal en las zonas rurales, fácilmente cuesta a la institución 20 mil córdobas, y eso solo cubriendo salario y algunas necesidades básicas para su funcionamiento.

ONU Mujeres fue creada en junio del año pasado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, como una muestra de su compromiso por el derecho de las mujeres, e inició funciones en Nueva York en enero de este año, pero en Nicaragua se instaló hasta en marzo.