•  |
  •  |

La actividad delictiva ha evolucionado negativamente en los últimos años, y nuestro país corre serio riesgo de verse atrapado en las “garras” del crimen organizado, al igual que los países del norte de la región, a pesar de los esfuerzos en la atención de los delitos que ha caracterizado a la Policía Nacional, señala una monografía presentada ayer por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.

El estudio denominado “Seguridad Ciudadana 1998-2009 Nicaragua: Riesgos, Retos y Oportunidades”, contiene un análisis cuantitativo y cualitativo del comportamiento de los índices delictivos y fue coordinado por el consultor para temas de seguridad del PNUD, comisionado general en retiro Francisco Bautista.

“En Nicaragua, en los últimos 12 años (1998-2009), los indicadores delictivos muestran una tendencia de deterioro. Se registran mayores tasas delictivas en contra de las personas y de la propiedad, incidiendo lógicamente en la percepción de inseguridad entre la ciudadanía”, aseguró Bautista.

El informe del PNUD indica que entre 2000 y 2002 la tasa de homicidios en el país correspondió a 10 casos por cada 100 mil habitantes, pero en 2009 se elevó a 14, por el mismo número de pobladores.

En el último año de estudio se totalizan 802 víctimas fatales, la mayoría en el sector urbano.

No obstante, el comisionado mayor Javier Dávila, jefe de la Academia de Policía, recordó que Nicaragua posee una de las tasas de violencia criminal más bajas de Centroamérica.   
 
Graves peligros
Sobre el crimen organizado, Bautista señaló que es una realidad su presencia en el país, pero que la incursión ha sido tardía.

Sin embargo, entre 1998 y 2003, la media de ocupación de cocaína fue de 2,000 kilos, que pasó a alcanzar los 10,000 kilos entre 2004 y 2009. Hasta el momento este problema no es percibido como el principal por los pobladores, que ve la economía como su principal preocupación.

Un detonante grave es la circulación de armas, ya que se estima que en Nicaragua transitan entre 120,000 y 250,000, y se estima que tan solo el 36% de estas están registradas ante la Policía.

Causa preocupación que el principal delito que afecta a los pobladores es el robo con intimidación. De 57 que ocurrían por cada 100,000 habitantes, pasó a 194, mientras que las violaciones pasaron de 26 a 34 por igual número de pobladores.

Aumentan víctimas mujeres
El estudio refleja que cada vez son más los hombres que delinquen y están siendo detenidos en los sistemas penitenciarios del país, donde hay condiciones precarias.

Agrega que también va en aumento el número de mujeres y de niños que son víctimas de la delincuencia. Además, uno de cada cinco nicaragüenses está vinculado, de alguna manera, con la delincuencia anualmente.

Dice, además, que la percepción ciudadana está multiplicando los delitos, es decir, por cada uno que ocurre, las personas perciben que se presentan dos hechos delictivos.

El comisionado mayor Dávila cuestionó que el informe del PNUD está enfocado en resaltar los aspectos negativos de la seguridad ciudadana --incluyendo los que a estas alturas podrían estar superados o se encuentran en otra condición--, y no los logros en esta materia.

Sobre los robos, el jefe policial dijo que han venido desacelerando el índice de ocurrencia desde 2007.

“No se trata de negarlos o de ocultarlos (los datos), pero una contribución importante para enfrentar los retos es crear un clima propositivo, utilizando un lenguaje propositivo”, puntualizó Dávila.