•   Enviado Especial a Busan, Corea  |
  •  |
  •  |

El canciller Samuel Santos aseguró que Nicaragua tiene pruebas en abundancia sobre el daño ambiental que está provocando la construcción de una carretera de 130 kilómetros en suelo costarricense, que bordea el río San Juan, y que las mismas servirán para que se ordene a Costa Rica detener la obra.

Santos, en declaraciones que brindó a EL NUEVO DIARIO desde Busan, Corea del Sur, donde participa de un foro internacional de eficacia de la ayuda a países en desarrollo, dijo que lo único que busca Costa Rica con sus acciones es “una salida de baño extraordinaria” a la situación de crisis política interna que la misma presidenta Laura Chinchilla ha admitido públicamente.  

“Todo eso yo lo veo como una salida de baño extraordinaria, todo eso (las pruebas) existe, incluso quiero recordar el caso de Las Crucitas en donde está re-contraprobado el daño que hace esa minería y que el gobierno de Costa Rica se ha hecho de la vista gorda, hemos pedido que se suspendan las obras,  las pruebas del daño tienen que pararlas”, dijo Santos.

“No solo hay fotos, hay documentos y argumentos científicos que se tienen de ahora y de antes, hay cantidad de pruebas y documentos que dicen cual de los dos países verdaderamente defiende el medio ambiente de manera superior y en este caso somos nosotros, los nicaragüenses”, añadió el diplomático.

El canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, envió recientemente a Nicaragua una carta en la que le solicita que se le haga llegar información científica, objetiva y seria que compruebe lo alegado por Nicaragua.

El canciller por la ley en Nicaragua, Manuel Coronel, solicitó a Costa Rica “la inmediata suspensión” de la construcción de la vía de entre 120 y 130 km, que, asegura, pone en “alto riesgo” al sistema hidrológico y humedales compartidos, en la frontera común cerca del mar Caribe, pero ayer Castillo dijo no existen razones para detener la obra.

Santos dijo que “a ojos vista un ignorante como yo, se ve el daño que le hace al borde el río solo las fotografías de los trabajos, pero los científicos nicaragüenses, los ambientalistas nicaragüenses y también los ambientalistas costarricenses nos están ayudando con sus argumentos, porque esto es en un trabajo de defensa de un bien de la humanidad como es el río San Juan, todo eso está probado y nosotros vamos a argumentarlo”.

El canciller negó que exista alguna similitud entre el dragado del San Juan  y la construcción de la carretera, como ha argumentado Costa Rica como afirmó su homólogo, porque la limpieza del río incluso, está en la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que ratifica con toda claridad que Nicaragua tiene pleno derecho y soberanía, incluso obligación de limpiar el río.

“La cortina de humo es de ellos”
Sobre las afirmaciones que hizo Castillo de que el reclamo de Nicaragua “es cortina de humo” para desviar la atención de problemas internos como los reclamos que ha generado en la oposición y sobre todo en el Partido Liberal Independiente, el resultado de las elecciones, en las que Ortega resultó reelecto,  Santos cree que es al revés.

“No veo que problemas tenga Nicaragua, cuando ha pasado una elección en donde hubo más de 60 por ciento (de los votos) para el presidente Ortega, una mayoría en la Asamblea Nacional y existe una tranquilidad completa en el país”, dijo el canciller.

Cuando se le preguntó por las protestas de los opositores en las calles y la marcha “contra el fraude” anunciada para el próximo sábado dijo que “hay objetivamente hablando, 10,20 y hasta 30 que protestan, pero nuestro país es el más seguro de Centroamérica, es donde existe mejor gobernanza y el desarrollo se está dando y el crecimiento de la economía se está dando”.

“Esto contrario a lo que pasa en Costa Rica, en donde la misma presidenta Chinchilla ha admitido, según publican los medios, que todos los problemas internos que está teniendo, es porque está queriendo poner orden a lo interno, sacalo por ahí”, añadió Santos quien indicó que la Convención de Ramsar ha sido convocada  por el  presidente Ortega y deben enviar una misión para verificar los daños al río.

De igual forma, el canciller nicaragüense solicitó a su homólogo tico que cuando quiera abordar un tema binacional lo haga directamente y no a través de los medios de comunicación, porque se distorsiona.

Consultado sobre si existe un plan deliberado al construir esa carretera a orillas del río, Santos señaló: “Dejémoselo a ellos, porque es criterio de ellos y la lógica que han tenido, porque nosotros estamos en el trabajo que nos corresponde hacer, que es preservar y salvar un bien nacional e internacional, porque es un recurso de la humanidad”.

Las pruebas serán enviadas a la Corte de La Haya en busca de que el alto tribunal tome medidas  al respecto.