•  |
  •  |

Proteger y fortalecer los recursos naturales con que cuenta nuestro país es la principal misión que tienen los 450 hombres y mujeres que conforman el nuevo Batallón Ecológico del Ejército de Nicaragua, aseguró ayer en la tarde el presidente de la República, Daniel Ortega.

Ortega, una vez más, dirigió sus críticas en contra del capitalismo salvaje que ejecutan los países desarrollados, los cuales son los mayores depredadores del medio ambiente y los que envenenan el mundo, pero los primeros en oponerse a brindar ayuda para buscar remedios. “El que más tiene no quiere compartir, porque aquí no se trata de decirle a los países capitalistas que distribuyan las riquezas entre todos los pobres del mundo, que sería de justicia; se les está demandando que asuman su responsabilidad para que no sigan envenenando el planeta. ¿Qué significa esto?, invertir un poco para cambiar tecnología en los países desarrollados por el daño que le han causado a los países en desarrollo”, cuestionó Ortega.

Ortega recordó que Estados Unidos no quiso firmar el compromiso de Kyoto de Desarrollo Limpio y por el contrario, deseaban que se flexibilizaran las metas planteadas en dicha reunión. Asimismo, señaló que los países del Alba y otros apuestan por las políticas de vida.

Áreas estarán protegidas
El jefe del Ejército, general Julio César Avilés, explicó que desde el año pasado vieron la necesidad de crear dicho batallón para frenar el daño a los recursos naturales y fue este 28 de enero que se creó el mismo que ayer fue abanderado.  Destacó que contamos con dos grandes lagos, numerosas lagunas, ríos y volcanes, una masa forestal de más de 32 mil kilómetros cuadrados, de los cuales unos 22 mil 72 se encuentran agrupados en 71 áreas protegidas por los militares.

Indicó que cerca de 20 mil kilómetros cuadrados se encuentran en la reserva de Bosawás y más de 3 mil en la reserva de biosfera de Indio Maíz, en la ribera norte del río San Juan de Nicaragua, las cuales son protegidas.

Por su parte, el Cardenal Miguel Obando y Bravo cuestionó que el hombre está destruyendo el medio ambiente que lo rodea y exhortó a preservar los recursos naturales que Dios nos ha brindado, sobre todo la flora y fauna con que contamos.