•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Mientras la Policía Nacional reporta 53 casos de trata de personas entre los años 2007 y 2010, el Ministerio Público habla de 90 y el Ministerio de la Familia alega haber recibido casi 1 mil denuncias, según María Antonieta Leiva, consultora del informe actualizado de Save the Children sobre el tema.

Especificó que según datos de la Organización Mundial del Trabajo, OIT, el delito de la trata de personas, ya sea laboral o sexual, es la esclavitud del siglo XXI y a nivel mundial se estima que 12.3 millones de personas son víctimas de esto y solo en América Latina y el Caribe lo sufren al menos 1 millón 320 mil personas de todas las edades. La mayoría son personas que buscando mejores oportunidades laborales en el extranjero, son víctima del delito.

Leiva señaló que en Nicaragua no se conocen en cifras la cantidad de personas afectadas, sin embargo, el comportamiento del delito está en aumento y se necesita la unificación de los datos de las instituciones para valorar la verdadera dimensión del problema.

Juana Mercedes Delgado, Coordinadora de “Proyecto Trata” de Save the Children, señaló que este delito ocurre más comúnmente de lo que se considera, con centenares de niños y niñas víctimas, visibilizándose más la trata con fines de explotación sexual, que la trata para explotación laboral. Indicó que la migración es uno de los elementos claves de la problemática y solo hacia España se calcula que al menos hay 2 mil nicaragüenses que han migrado. Si bien no todas resultan víctimas de trata, algunas de ellas sí son afectadas, llevadas con engaños de puestos de trabajo bien remunerado y al llegar son esclavizadas.

Delgado dijo que a diferencia de la explotación sexual, la falta de denuncia de la trata con fines de explotación laboral tiene que ver con una víctima que desconoce sus derechos y no siempre tiene conciencia de que es explotado o explotada.

Sistema único de información
Determinó que la diferencia entre el trabajo infantil y la explotación laboral  tiene que ver con que la primera es una forma de labor más de apoyo a la familia, se le exigen labores de riesgo para su edad y no necesariamente tienen remuneración. En el caso de la trata, es el traslado de la persona con engaños, posteriormente forzado o forzada a hacer labores o actividades que no quiere, te aíslan del entorno familiar y no hay un salario.

Entre las recomendaciones planteadas en el informe está que se requiere de un sistema único de registro e información, promover investigaciones en relación a todas las modalidades de la trata de personas, la asignación de más recursos económicos y humanos para trabajar en función de la prevención, protección y judicialización de este delito.

Asimismo, recomiendan realizar trabajo de concienciación a padres y madres de familia para que pierdan el temor de realizar denuncias relacionadas con el delito, la creación de fuentes de trabajo para adolescentes y jóvenes para evitar la migración, mientras el Ministerio de Educación debe promover y garantizar el funcionamiento de la red de consejeros y consejeras en los centros educativos para la detección, denuncia y referencia de casos de trata.