•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Por tercera vez en su vida Ernesto Salazar extendió su brazo para que le extrajeran sangre y, tras 20 minutos de análisis, saber si en el último año adquirió VIH, enfermedad que según reportes del Ministerio de Salud, Minsa, le ha sido diagnosticada a más de mil nicaragüenses, en lo que va del año.

Ernesto sostiene entre sus dedos el algodón en el que apenas se nota un pequeño punto rojo y lo enseña para dar fe de que ya se hizo la prueba.

-¿Nervios? “No tantos como la primera vez, pero siempre da su poquito”, responde el joven de 25 años, mientras aguarda ser llamado a ingresar a un improvisado cuarto hecho con pilares de madera y una manta roja, donde personal del Minsa hacía entrega del diagnóstico.

Ernesto aprovechó la facilidad de hacerse el examen que encontró ayer en la feria en conmemoración del Día Internacional de la Lucha contra el Sida que se instaló en la Avenida Universitaria, en la capital, porque de tener el virus sabe que necesitará “tomar medidas” y si no, pues recapacitar sobre esas cosas en las que falló en el ejercicio de su vida sexual.

Y es que esos pequeños nervios de Ernesto los justifican las pocas ocasiones en las que la “emoción” le ganó al punto de obviar las medidas de protección, como el uso del condón.

“No está de más chequearse”
En el mismo sitio estaba Bernardo Gutiérrez, se declaró atleta, interesado en la vida sana pero a sus 59 años nunca antes se había practicado un examen de VIH. “No había tenido oportunidad”, justificó.

De hecho, contemporáneos de Bernardo eran rarísimos en el nutrido grupo que se concentró para practicarse la prueba rápida y gratuita. Según Maylin Sánchez, de 22 años, ahora los jóvenes son los que más están tomando conciencia de la gran amenaza que representa la enfermedad.

Ella apenas en enero se hizo el examen y allí estaba lista para pincharse “porque nunca está de más estarse chequeando”.

Pero las estadísticas no confirman tanto eso: la población entre 15 y 29 años es la que más está siendo afectada por el virus, de acuerdo con el Informe Nacional de Desarrollo Humano. La tasa de incidencia nacional del VIH aumentó de 4.5 a 15.1 casos por cada 100,000 habitantes entre 2003 y 2009.

Según explican el incremento de diagnósticos positivos, se debe al aumento de número de pruebas realizadas.

Mayor incidencia en jóvenes de la RAAN

Citando cifras de la División de Planificación y Desarrollo del Minsa entre 2005 y 2009, el informe advierte que son las adolescentes de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, las que presentan la mayor incidencia de VIH en todo el país.

En general se pasó de un 6.8% de nuevas infecciones en mujeres entre 15 y 19 años con VIH en 2006 a 9% en 2009. “La tendencia es en aumento”, sentencia el diagnóstico.

A pesar de los datos nada alentadores del avance de la epidemia del VIH en Nicaragua, Arelys Cano, directora de la Asociación Nicaragüense de Personas Viviendo con el VIH/ Sida, Asonvihsida, dijo que aún estamos a tiempo de “contenerla”.

Como es claro que “la gente no está tomando las medidas de prevención”, Cano consideró urgente la creación de políticas nacionales donde “todos nos miremos obligados a participar en las respuestas frente al VIH”.

Políticas que garanticen salud son necesarias
Opinó que nos debemos enfocar en contener mediante la prevención y  en ese punto reclamó mayor participación y apoyo de la empresa privada, pues considera que no han tenido un apoyo decidido en esta lucha.

Además, apuntó que se requieren políticas que garanticen los servicios de salud para atender las necesidades de las personas que tienen VIH que según el dato más reciente ascienden a 6.406.