•  |
  •  |

El futuro legal del campeón mundial de boxeo Román “El Chocolatito” González está en manos de dos jueces, porque  ayer su esposa, Raquel Doña Lagos, presentó una demanda de divorcio unilateral contra el boxeador.

Doña presentó la demanda por la vía civil, un día después de solicitar por la vía penal la detención de su esposo, por el presunto desacato a una orden judicial de no acercarse a ella.

En la demanda, radicada en el Juzgado Primero Local Civil de Managua, Doña pide el 40% de todo ingreso que reciba el monarca para la manutención del niño que procrearon.

La parte demandante también está solicitando mantener la tutela del bebé y que la vivienda que habitaba el matrimonio quede como hogar para el hijo de ambos.

Raquel Doña también está pidiendo a la autoridad judicial que solicite al promotor de boxeo y apoderado de  “El Chocolatito”, Silvio Conrado Jr. muestre los contratos que el púgil tenga firmados para próximos compromisos.

Juez desconoce solicitud

Por su parte, el juez Séptimo Local Penal de Managua, Henry Morales, dijo desconocer el escrito en el que Raquel Doña le solicitó la detención de González.

Doña fundamenta su petición alegando que el boxeador incumplió con una medida de protección para ella donde se establece que él – González- no debe acercársele ni a 150 metros.

Según Doña, su marido incumplió con la referida orden la noche del lunes, cuando se presentó a la casa que compartía con ella, a retirar sus pertenencias personales.

Johnny Navarro, abogado de Doña, dijo que el juez tiene cinco días para pronunciarse sobre las peticiones hechas por su representada.

EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con González para conocer si ya fue notificado de la demanda que presentó su esposa, pero el campeón de las 108 libras se disculpó diciendo que no puede hablar del conflicto que enfrenta.

“Disculpame pipe, pero no puedo hablar”, dijo escuetamente el boxeador, quien ahora se enfrenta públicamente con su esposa en el campo judicial.