•   Río San Juan  |
  •  |
  •  |

Mientras ayer seis patroles y retroexcavadoras  de las empresas constructoras costarricenses aceleraban los trabajos de apertura de la carretera tica en dirección al mojón II, en la línea limítrofe del río donde el gobierno costarricense también izó su bandera, el párroco de El Castillo, poblaciones ribereñas y San Juan de Nicaragua, Félix  Evelio Triguero Paisano, se sumó al clamor de la ciudadanía riosanjuaneña  porque “el Gobierno tico respete la naturaleza”.

El religioso elevó sus plegarias, confiando en que “Dios quiera que no siga molestando nuestro río”.

Caños, criques y mayores afluentes que por la prodigiosa naturaleza alimentaban al nicaragüense Río San Juan, están quedando soterrados por la maquinaria tica, además del arboricidio que está a la vista, a orillas del río.

La carretera se enrumba pasando por los mojones III, IV, V hasta  el X, de Los Chiles, en Costa Rica, en cuyo trayecto ciudadanos nicaragüenses han denunciado  que les han movido las cercas de sus propiedades y enfrentan litigios  vecinales, hechos que también han llegado al Juzgado Único Local de El Castillo.

En tanto, los pobladores de El Castillo, ribereños y de San Juan de Nicaragua, esperan la llegada de la alta comisión enviada por el presidente Daniel Ortega, para constatar in situ los daños causados al río San Juan y su ecosistema con la construcción de la carretera en sus orillas.

Según los ribereños nicas, la  expectativa es que se realice una evaluación exhaustiva que permita fundamentar y argumentar la dimensión de la “barbarie que está cometiendo el Gobierno tico con la flora, la fauna y los recursos hídricos”, según expresó la ambientalista del Refugio Bartola, Sandra Castrillo.

“No les importa secar el río”

El sacerdote Triguero Paisano dijo que hace unos 15 días recorrió el río hasta San Juan de Nicaragua, “vi cómo está trabajando la maquinaria tica, cerquita, cerquita del río, no han respetado nada, ni las montañas, los árboles, no les importa secar el río”.

Seguidamente expresó su satisfacción y agradecimiento “porque el Gobierno de Nicaragua ha tomado parte del asunto, que quiere ayudar a salvaguardar y hacer respetar nuestro río, que haya alguien que lo defienda”, mientras recordó que en la pasada Semana Santa, el Domingo de Ramos, del presente año, se dieron como primeros indicios de lo que meses después sería la construcción de la carretera, la tala de árboles y quemas cercanas al mojón II, donde atraviesa ahora la carretera. Refirió, además, que el 19 de octubre observó cómo la maquinaria rompía lo poco que quedaba del bosque en la ribera que protegía al río.

El guía espiritual sostuvo: “la naturaleza tenemos que cuidarla, nuestro Santo, San Francisco de Asís, nos ha llamado a cuidar nuestra flora, nuestra fauna; como Iglesia estamos deseando que la naturaleza sea cuidada, respetada, pero me preocupa cómo el Gobierno tico ha vendido una mala imagen de nosotros, los nicaragüenses, haciéndonos aparecer como que Nicaragua es el que ha invadido su frontera”.

El sacerdote denunció la manipulación de la prensa costarricense al referir que una emisora católica de ese país, Radio Fidec,  en la última semana de octubre  dijo: Nicaragua ha invadido el territorio costarricense. “Y  ¿cómo es eso que hemos invadido? ¿qué no queremos la naturaleza por el conflicto que han desatado en la isla Calero?, siento que son ellos (costarricenses) los que están destruyendo la última reserva que queda y nuestro río”.

Depredación y ruta del narcotráfico

El párroco riosanjuaneño también denunció la depredación de las especies acuáticas y especialmente la pesca del camarón con fines de comercialización. “Lo que sí recuerdo es que a raíz de la resolución de La Haya, cuando se conoció la resolución de la CIJ, nosotros comimos hermosos pescados porque en ese momento nadie los estaba atrapando río abajo”.

Para concluir, el sacerdote manifestó: “si estamos cuidando nuestro río para tener una Reserva (la Indio Maíz) es para que también no entre la droga y esa carretera traerá la facilidad de movilizar al narcotráfico, no estoy de acuerdo y no es que no esté con el progreso, pero no a costa de nuestro río”.