•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Managua informó hoy de que ha enviado al fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense, a 63 jóvenes a realizar labores ambientalistas, pese a la protesta de Costa Rica, que considera se violenta una resolución de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El contingente de jóvenes sandinistas, originarios de las provincias del norte nicaragüense, se trasladó la noche del jueves hacia el río San Juan, anunció hoy el Ejecutivo a través de medios oficiales.

"Nosotros, como juventud, debemos cuidar de nuestros recursos forestales, nuestra fauna, nuestra flora y ese es uno de los objetivos que pensamos cumplir con nuestra llegada a río San Juan", declaró Marlon Galeano, un miembro del grupo.

La presencia de esa misión en la zona se da tras una nota de protesta que Managua envió a San José por la construcción de una carretera de 120 kilómetros al margen sur del río San Juan, en territorio costarricense.

Nicaragua exige a Costa Rica suspender las obras viales al argumentar que esa infraestructura representa un "crimen contra la naturaleza", lo que es rechazado por San José.

El Gobierno de Daniel Ortega también anunció que, por la construcción de la carretera, denunciará al de Laura Chinchilla ante la CIJ, que ya dirime un conflicto entre ambas naciones.

Costa Rica y Nicaragua mantienen una disputa desde octubre de 2010, cuando San José acusó a Managua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales en un humedal fronterizo en el Caribe, en un territorio que ambos países reclaman como propio.

El caso es ventilado en la CIJ, que en marzo pasado ordenó a los dos países abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa.

Por tal motivo, el Gobierno costarricense ya ha protestado al de Nicaragua por la presencia en la zona de litigio de esos miembros de la Juventud Sandinista.

Sin embargo, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha dicho que continuará enviando a los jóvenes al río San Juan y que las protestas de Costa Rica no "tienen ningún sentido".