•  |
  •  |

Familiares de 11 detenidos de San Juan del Sur se presentaron a EL NUEVO DIARIO  para solicitar al juez  Krigüer Artola, del Distrito Penal de Rivas, que agilice el trámite de enviar los documentos a Granada para que inicie el proceso de apelación que están esperando.

Al mismo tiempo, solicitan al Tribunal de Apelaciones de Granada que revise el caso profesionalmente y se apeguen a derecho.

“Los familiares y todo el pueblo de San Juan del Sur estamos conscientes de que estas 11 personas que se encuentran guardando prisión desde hace un año, son inocentes del delito de crimen organizado, tráfico internacional de drogas y lavado de dinero”, afirmaron.

El hecho se dio el once de noviembre de 2010, fecha en que fueron capturados cuando se encontraban realizando su faena de pesca en San Juan del Sur.

Señalaron que los condenaron injustamente en base a presunciones, ya que los testigos especularon que traficaban drogas, lavaban dinero y que pertenecían  a una banda del crimen organizado, pero no presentaron pruebas contundentes.

Violación de derechos
Los derechos humanos de los reos no han sido respetados, y se encuentran varias personas enfermas en la cárcel, entre ellos una mujer de nombre Paulina Monge, quien sufre de cáncer terminal, afirmó Jairo Antonio Núñez Ponce, hermano de Róger Núñez Ponce, Segundo Rufino Ponce y Manuel Antonio Ponce, quienes guardan prisión.

Núñez Ponce dijo que a pesar de ser un proceso tan complejo, que llevó diez meses, el juez para dar el fallo se tardo 15 minutos.

María de los Ángeles Espinoza, una de las denunciantes, dijo que su preocupación es porque en primer lugar se le han violentado los derechos a doña Paulina, quien tiene cáncer terminal y se han metido documentos de pruebas, epicrisis que comprueban que ella padece de esa enfermedad.

Agregó que su esposo, Segundo Rufino Ponce, fue operado el día martes 29 de noviembre de un acceso en la espalda y se encuentra en la cárcel, donde corre peligro de adquirir una infección.

Quemado en la cárcel
Otro caso que se da en la cárcel es el del norteamericano Jason Puracal, quien se quemó con agua hirviendo, no fue trasladado a un hospital y a raíz de ese suceso, senadores de Estados Unidos se interesaron y estudiaron el expediente. Hay un pronunciamiento en el cual piden al gobierno de Nicaragua que libere a estas 11 personas, ya que, según ellos, son inocentes.

Aseveró que han recurrido a los derechos humanos y diferentes instituciones en busca de apoyo, solicitando su generosidad, porque consideran que están siendo violentados sus derechos humanos y piden sean trasladados a sus viviendas, debido a la gravedad que presentan.

Doña María está apelando como madre, esposa y suegra a la generosidad y buen corazón del presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, para suplicarle sus buenas gestiones y lograr que estos enfermos sean enviados a sus casas a esperar el proceso, porque creemos y sabemos que son inocentes.