•  |
  •  |

La Policía Nacional aún no ha recibido información por parte de su homóloga mexicana sobre las 900 armas que ocupó el Servicio de Administración Tributaria, SAT, en un contenedor procedente de Turquía y cuyo destino sería el puerto de Corinto.

Las autoridades nicaragüenses desconocen si alguna agrupación delincuencial local está vinculada al hecho.

El contenedor estaba programado para ser transbordado en Lázaro Cárdenas, Michoacán, y así poder llegar a Puerto Corinto, en Nicaragua, pero fue detectado en la aduana Lázaro Cárdenas y decomisado por las autoridades.

“Nosotros tenemos un estricto control de la importación de armas de acuerdo a la ley para los requisitos y procedimientos de los establecimientos o empresas que tienen licencia para introducirlas al país”, aseguró el comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

Corinto es zona de ingreso
Las armas ocupadas se dividían de la siguiente manera: 154 pistolas calibre 9 milímetros (mm), una pistola 7.55 mm y 745 escopetas calibre 12; todo fue entregado al agente del Ministerio Público de la Federación mexicana.

El jefe policial dijo que en la reunión de mandos de la Policía se han propuesto un mayor control del uso, distribución, importación y venta de armamento y que el Puerto de Corinto es uno de los lugares por donde ingresan las importaciones de armas.

Este año la Policía determinó que 25 mil propietarios de armas tienen vencido el permiso de portación, pero que 6 mil se han acercado a la Policía a renovar dicho documento, lo que deja un total de 19 mil ilegales.

Un detonante grave es la circulación de armas, ya que se estima que en Nicaragua transitan entre 120,000 y 250,000, y que tan solo el 36% de las mismas están registradas ante la Policía, según la monografía realizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, que analiza el comportamiento de la actividad delictiva desde 1998 hasta 2010.