•  |
  •  |

Tras meses de espera, don Arturo Treviño, habitante de Villa Bulgaria, divisó las cuadrillas de Enacal que al fin llegaban a instalar la tubería de agua potable y los medidores en la zona, lo que no se imaginaba es que los contratistas romperían la calle y no la arreglarían y menos que tiempo después un grupo de trabajadores de la Alcaldía de Managua, ALMA, cerraban los semáforos que van hacia el mercado Iván Montenegro para arreglar la calle, lo que empeoró más la situación en las vías internas del barrio.

El desvío del tráfico por la zona ocasionó que la calle pavimentada se deteriorara aún más sin que hasta la fecha hayan llegado a arreglarla. Mientras en algunas partes de Carretera Norte, los pobladores y conductores se preguntaban porqué recarpeteaban la vía si esta había recibido atención hace menos de un año.

 La falta de coordinación y planificación de los proyectos entre las entidades involucradas debe ser una prioridad, así lo destacan exfuncionarios, quienes aducen que la falta de diálogo y el trabajo individual resulta en obras mal trabajadas o ejecutadas en zonas que no eran necesarias.

En el caso de Villa Bulgaria, al menos en 12 andenes los contratistas de Enacal cortaron la vía. “Es una zanganada, ahora en esos hoyos se empoza el agua que viene de otra zona y cuando está seco es un polvazal que mantiene enfermos a los niños”.

Doña Dolores López, habitante del mismo barrio, indicó que es la segunda vez que rompen el pavimento para hacer trabajos. “Ya habían metido cables pero dejaron reparado, ahora no, lo que nos saben decir es que otra cuadrilla va a venir”.

En el caso de ruptura de calles, la municipalidad cuenta con una normativa, la cual estipula que si algún poblador o empresa quiere romper la calle para realizar algún trabajo, debe pagar 800 córdobas por metro lineal.

La  normativa detalla el procedimiento que la empresa o el poblador debe seguir, el cual representa un cobro único, por ejemplo, la ruptura de un metro lineal de adoquín cuesta 500 córdobas, en andén 400, cuneta 300 y asfalto 800 córdobas.

La expresidenta de Enacal, Ruth Selma Herrera, señaló que durante su período nunca se pudo firmar un convenio con la alcaldía para la reparación de las vías que rompen al momento de meter tuberías, pues en ese entonces la comuna debía millones del agua de los mercados a la empresa.

Para solventar la deuda y que la población no sufriera las consecuencias se había pensado que la comuna pagara con compensaciones, es decir, que la ruptura de calles que hacía la aguadora, aunque le tocaba hacer los arreglos lo hiciera ALMA por la deuda que había de por medio, pero esto nunca se logró.

Acelerados con calles

Este año se planeaba el recarpeteo de 62 kilómetros de vías en la capital, de ellas solo se habían trabajado 22 kilómetros y ahora las autoridades reflejan que ya se han alcanzado los 40 kilómetros.

Hasta que los trabajos habían empezado, trabajadores de la municipalidad realizaban estudios del pavimento en diferentes puntos, algo que según algunos conductores debió hacerse antes para evitar romper el pavimento que aún está en buenas condiciones.

En sus últimas declaraciones, el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, indicó que esperan que a más tardar el 15 de diciembre tener 750 cuadras recarpeteadas, con lo que se cumplirían 250 kilómetros de vías atendidas.

Las reparaciones han ocasionado caos vehicular no solo en las horas pico, ante esto el diputado Agustín Jarquín, de la comisión de Población y Municipios de la Asamblea Nacional, indicó que el problema radica en la falta de planificación.

“Se espera trabajar con la presidencia un Plan Nacional de Desarrollo en el que se destacará hacia dónde orientar las inversiones de infraestructura, el tipo de profesionales que se necesitan; si se tiene el plan, se podrá determinar el tipo de inversiones”, indicó.