•  |
  •  |

Después de haber laborado por muchos años para la empresa Sacos Macen -algunos desde que se fundó-, 60 personas decidieron renunciar a su empleo y desde hace más de dos meses, dicha empresa se ha negado a pagarles su liquidación.

Camilo Zapata, uno de los afectados y quien se desempeñaba como responsable de informática, aseguró que están afligidos, porque su exempleador, Donald Spencer, los anda difamando en diferentes medios de comunicación, y los señala de ladrones, tras haberle renunciado.

“Nosotros voluntariamente pusimos nuestra renuncia, y él no acató lo que indica el Ministerio del Trabajo, porque no permitió que hiciéramos los 15 días (que manda la ley), y nos obligó a retirarnos antes. Además, se niega a pagarnos nuestra liquidación”, agregó.

La mayoría de estas personas han ofrecido sus servicios laborales a dicha compañía por 15 años, otros tienen 20, 25, y así sucesivamente, por lo que considera que no es justo lo que les están haciendo.

Señalan a Donald Spencer
Actualmente el socio mayoritario de Sacos Macen, según los denunciantes, es Donald Spencer, a quien responsabilizan de ser el principal violador de sus derechos, ya que ellos interpusieron la denuncia en el Mitrab; la entidad los favoreció, pero Spencer se niega a cumplirles, aduciendo que ellos se retiraron voluntariamente.
 
Ulises González, de 50 años, quien era gestor mensajero de Sacos Macen, es uno de los más afectados, ya que padece un cáncer de tiroides, no tiene los recursos para atenderse, y estaba esperanzado a gozar de los beneficios del Seguro Social, para atenderse.

González agregó que no les han entregado las colillas del INSS. “Uno no puede ir a reclamarle, porque están unos pandilleros ahí, y a uno lo reprimen, por eso nadie quiere ir. Y lo decimos públicamente, que si alguien sale perjudicado en esta situación él (Spencer) es el único responsable”.

EL NUEVO DIARIO buscó la versión de los socios de Sacos Macen, sin embargo, en la entrada principal el guarda de seguridad no dejó entrar a este medio, y comunicó que la Gerencia no podía atender ninguna denuncia.