•  |
  •  |

Acusar al gobierno de Estados Unidos de promover y financiar la marcha que realizó la sociedad civil el sábado, fue la “peor” reacción que pudo haber tenido el presidente Daniel Ortega ante los señalamientos de congresistas estadounidenses sobre la situación de Nicaragua, luego de las elecciones nacionales, señaló el diputado liberal y excanciller de la República, Francisco Aguirre Sacasa.

Y es que a juicio de este político, el mismo Ortega sabe que eso no es cierto, por lo que le convenía mantener una postura prudente, tal como lo hizo cuando asesinaron al exdictador libio Muamar Kadhafi, pues, efectivamente, el mandatario no había hecho ningún comentario al respecto desde el 20 de octubre hasta el sábado en la cumbre fundacional de la Comunidad de Estado Latinoamericanos y del Caribe, Celac, en Venezuela.

Aguirre Sacasa agregó que Ortega “cayó” en una trampa, y que así dio razón a sectores republicanos de Estados Unidos que consideran que tiene un “odio visceral” contra ese país.

El diputado liberal dijo que pensaba que Estados Unidos había olvidado la importancia del factor gobernabilidad en los países con los que coopera, pero cree que con el fraude denunciado en los comicios del 6 de noviembre, ahora es una “consideración de primer plano”, incluso señaló que en Washington se está creando un consenso al respecto.

Pueden agravarse relaciones
En ese sentido, advirtió que “están dadas condiciones para que se agraven las relaciones de Nicaragua con Estados Unidos y la Unión Europea”, los cuales, recordó, llevan la voz cantante en organismos financieros como el Fondo Monetario Internacional, FMI.

A Aguirre Sacasa se le preguntó si el aspecto de gobernabilidad podía cobrar tanto valor para Estados Unidos ante hechos como la estabilidad macroeconómica de Nicaragua y su efectiva lucha contra el narcotráfico.

“A los congresistas norteamericanos les importa un pepino la macroeconomía de Nicaragua, eso solo le importa al Departamento del Tesoro”, dijo sobre el primero aspecto; sin embargo, señaló que aunque la lucha contra el narcotráfico tenga un mayor peso, destacó que el 95% de la droga que transita por Centroamérica llega a Estados Unidos.