•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

Costa Rica presentó ayer ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, la memoria con los primeros alegatos escritos contra Nicaragua por la disputa fronteriza sobre el Río San Juan, en momentos cuando se libra una nueva batalla diplomática por la construcción de una carretera paralela al río.

El representante costarricense ante la CIJ, Edgar Ugalde, dijo a la Agencia de Noticias EFE, que la memoria contiene cinco volúmenes y unas dos mil páginas. Ugalde declaró que “después de la presentación de la demanda, la Corte fija los plazos, y este es el primero de ellos”, y recordó que Nicaragua tiene “ocho meses” para presentar su memoria sobre el caso, concretamente antes del próximo 6 agosto.

Según la Cancillería de Costa Rica, el documento de la memoria contiene un tomo de argumentos y cuatro más de anexos probatorios, con los elementos ticos de la demanda.

“La memoria costarricense es muy sólida, tiene un gran detalle técnico y contiene evidencia irrefutable sobre los derechos territoriales de Costa Rica”, aseguró el canciller Enrique Castillo, quien acompaña a Laura Chinchilla en una visita oficial en Japón.

La presentación de los documentos se hizo ante la Secretaría de la CPI en una reunión que duró “unos 20 minutos”, indicó a EFE Jorge Urbina, otro de los miembros de la delegación costarricense. La entrega fue realizada por el agente de Costa Rica y embajador en Colombia, Edgar Ugalde, y los co-agentes Jorge Urbina, Embajador en Holanda y Sergio Ugalde, abogado tico.

En marzo, la Corte dictó medidas cautelares a petición de Costa Rica, entre las que destacan la prohibición para ambos países de enviar personal en la zona de disputa.

San José demandó a Managua ante la CIJ por una presunta “incursión” del Ejército de Nicaragua en territorio costarricense. Sin embargo, el gobierno de Nicaragua ha sostenido que la zona donde estaban los militares custodiando las labores de dragado y en combate contra el narcotráfico en el San Juan, es su territorio, tal como lo establece el Tratado Jerez-Cañas, los Laudos Cleveland y Alexander, así como en el fallo de la Corte de La Haya del 13 de julio de 2009.

Tras un intenso juicio en julio de 2009, la CIJ reconoció la soberanía de Nicaragua sobre el Río San Juan, pero también los derechos perpetuos de navegación de Costa Rica en un trecho de 140 kilómetros con algunas limitaciones definidas por las autoridades nicaragüenses.

Relaciones a su mínima expresión
La disputa fronteriza ha provocado el enfriamiento de las relaciones entre ambos países, a tal punto que la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, se ha negado a enviar un embajador a Nicaragua, pese a que el Gobierno de Daniel Ortega sí tiene un diplomático acreditado en San José.

El canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, manifestó en septiembre --a menos de una semana de asumir el cargo--, que el Gobierno de Nicaragua es un “enemigo xenofóbico” de Costa Rica.

Castillo y Chinchilla sostuvieron durante todo el año que la motivación de Ortega para “invadir” suelo costarricense siempre fue obtener réditos políticos de cara a las elecciones del pasado 6 de noviembre, donde resultó reelegido en unos cuestionados comicios. Mientras Ortega aduce que con el conflicto, su homóloga costarricense busca oxígeno y desviar los problemas internos.

Actualmente ambos países se encuentran enfrentados porque el gobierno costarricense construye una carretera de 130 kilómetros de largo junto al cauce del Río San Juan.

Ecólogos nicaragüenses han alertado sobre las consecuencias que dicha obra traerá al medio ambiente, el gobierno ha exigido que se detenga la construcción, mientras no se presente el estudio de impacto ambiental, pero Costa Rica niega tales señalamientos.