•  |
  •  |

El premio del gobierno para los estudiantes que aprobaron el 5º año de Secundaria, en vez de alegrar, molestó, afligió y resintió a alumnos y a padres de familia de diferentes puntos del país, al enterarse de que no era de mil córdobas --como les hicieron creer semanas atrás-- sino de 300.

En Managua, los primeros de las enormes filas que tenían que hacer los bachilleres de todo el Distrito 5 de la capital, en la Escuela Normal, salieron con semblantes que revelaban decepción. En sus bolsillos nada más cargaban tres billetes de 100 córdobas, que por ser tan poco no sabían en qué los invertirían.

Oficialmente, ni el gobierno ni el Ministerio de Educación emitieron suma cuando anunciaron con pompa que les ayudarían a las familias pobres con los gastos de promoción mediante un Bono Solidario, sin embargo, en los medios oficialistas se mencionó la cantidad, creando las falsas expectativas. “Lo dijeron en el 4, en el 6 en, el 8”, decía a gritos un considerable grupo de descontentos.

En las afueras de la Escuela Normal, desde temprano, padres y alumnos inconformes se fueron concentrando y demandaban explicación de lo que calificaron como “burla”, pero aun con la ministra de Educación, Miriam Ráudez, presente, no la obtuvieron.

“No es una burla”, expresó con enojo Ráudez sin detenerse, y aclarar lo que luego valoró como “confusión”.

“No es problema, y si hay problema, vaya, resuélvalo usted… Nosotros no habíamos dicho mil córdobas, habíamos dicho 300 y ya”, fue la respuesta de la funcionaria para EL NUEVO DIARIO.

Ortega le falló a la juventud
Ana Bautista, que es “padre y madre”, sin recursos, fue parte del grupo de indignados con el monto del Bono Solidario de Promoción, que se entregó a unos 52 mil estudiantes que aprobaron el 5º Año.

“Mis esperanzas eran el bono, ¿pero qué voy a hacer? Esto es una burla para nosotros, y no creo que el presidente Daniel Ortega esté tan malagradecido, principalmente con la juventud sandinista”, expresó Bautista, rechazando calificativos de “manipulados” que les hacían maestros y directores de escuela a quienes reclamaron. “Yo no ando con esas payasadas… nosotros con toda la voluntad, creyendo primeramente en Dios y después en él le dimos nuestro voto”, enfatizó.

“No es exigido que lo dieran, eso es un apoyo, pero claro que para los gastos no es suficiente”, opinó uno de los estudiantes que prefirió mantenerse al margen de las quejas.

Otros no aparecieron en  la lista
Pero además de quienes no estuvieron de acuerdo con el monto, otros como Adriana López, del Instituto “Salomón Ibarra”, no apareció en la lista, ni encontró orientación de cuándo y cómo le harían la entrega del dinero, “que aunque no es mucho, lo necesito”.

En León, bachilleres y padres de familia que acudieron al Colegio “Salomón de la Selva”, en el barrio El Coyolar, a retirar el bono, protestaron por varias horas.

Al lugar acudió el edil Manuel Calderón, con el objetivo de mediar entre estudiantes, padres de familia y directores de distintos centros educativos, sin embargo, fue abucheado.

Burla a la pobreza
El bachiller Luis Humberto Trejos, de 17 años, habitante del barrio Guadalupe y egresado del Instituto Nacional de Occidente, expresó indignado que los estudiantes no habían pedido migajas.  “Mis padres con sacrificio me han ayudado a culminar mis estudios de Secundaria, y no era necesario mentirles a los jóvenes porque están burlándose de la pobreza de nuestros padres”, dijo.

Por su parte, Martha Amanda Quintero, una de las decenas de progenitoras que se hizo presente, afirmó que los 300 córdobas no le sirven para nada; “los padres de familia ya asumimos el arreglo del auditorio, alquiler de sillas y los gastos personales de nuestros hijos, y creo que 300 córdobas no es suficiente”, expresó.

Mercedes Espinoza, delegada del Mined, aclaró que “en ningún momento el gobierno ha dicho que el bono era de mil, fueron los medios de comunicación, pero los jóvenes y padres de familia deben comprender”. En León, 4,700 bachilleres fueron beneficiados.

Molestia y reclamos en Carazo y Masaya
Estudiantes de los diferentes institutos públicos del departamento de Carazo reclamaron a las autoridades educativas la promesa de un bono de mil córdobas.

El estudiante Javier Moreno Hernández cuestionó el destino del resto de dinero. “Esperamos que el presidente o el Ministerio de Educación nos den respuesta del bono completo… la situación está difícil, y la ayuda monetaria para nosotros es importante”.
END trató de buscar la versión del Mined departamental, pero no fue posible porque estaban en reunión.

Molestos reaccionaron los padres de familia y alumnos del departamento de Masaya, al enterarse de que el bono de ayuda que dio el Gobierno era de 300 córdobas, porque no les alcanzará ni para comprar un par de zapatos.

“Yo presté mil córdobas de los cuales tengo que regresar mil 200, esto es completamente una burla”, expresó Odeli González, alumna del Instituto Central “Carlos Vega Bolaños”, de Masaya.

Según los protestantes, la delegada departamental del Ministerio de Educación de Masaya, Magdalena Hernández, les había amenazado conque si no aceptaban el dinero, no les iban a entregar los diplomas, y al no tener otra opción lo tuvieron que tomar, lo cual más tarde fue desmentido por la delegada.

En La Concepción, también hubo alumnos y padres de familia que se molestaron al ir por el Bono Solidario de Promoción, y repetirse las escenas anteriores.

Colaboración: Mercedes Vanegas, Tania Goussen.