•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Poco después de que la Directora General de la Policía Nacional, comisionada general Aminta Granera hablara de la desarticulación de bandas delincuenciales como prioridad para este 2011, la institución propinó un fuerte golpe al narcotráfico, con el decomiso de 645 tacos de cocaína que iban a bordo del autobús M 1667, cuando se movilizaba en el kilómetro 42 de la carretera Granada-Masaya.

El operativo policial llamado “Dominó” inició a las 11 de la noche del domingo sobre la vía Panamericana Sur, donde fueron detenidos cuatro hombres de nacionalidad nicaragüense, que viajaban custodiando la mercancía. Los sujetos fueron identificados como Mario José Reyes Morales, de 26 años, originario de Boaco;  Edwin Castillo Santana, de 49, de Santa Teresa, Carazo; Sergio Danilo Díaz Orozco, de 40, y Wilder Alexander Romero Jarquín, de 29 años, estos últimos oriundos de Managua.

El comisionado general Ramón Avellán Medal confirmó que Díaz Orozco era el conductor del vehículo pesado, mientras  Reyes Morales conducía una camioneta negra Nissan Frontier M 102 029, que iba a pocos metros de distancia. “El operativo ‘Dominó’ es, quizás, el más importante al finalizar el año, con 645 paquetes de cocaína. Esta operación fue orientada por nuestra directora a fin de convertirnos en una muralla para contener el tráfico de drogas a nivel interno y externo”, explicó.

Dijo que esta pequeña estructura desarticulada en nuestro país está ligada a células mayores que operan a nivel internacional. “Esta droga proviene de Costa Rica, los sacos en que venía envuelta son hechos en aquel país, con la leyenda Molinos de Costa Rica. Para llegar a Granada atravesó el lago Cocibolca, una ruta priorizada por nuestra institución, igual que el Caribe”. Además del autobús y de la camioneta, las autoridades ocuparon dos armas de fuego.

Tres detenidos más
La comisionada general Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, indicó que simultáneamente en Managua detuvieron al hondureño  Enor Hernández Villaga, de 28 años; al guatemalteco Óscar Fernando Casasola Guerra, de 38; y al nicaragüense Carlos Antonio Hernández Orozco, de 44 años.

Los señalados estaban hospedados desde hace un mes en el hotel Pachelly, localizado en las cercanías del Mercado “Roberto Huembes”, y serán procesados por el mismo delito. “De acuerdo con las evidencias que tenemos y de acuerdo con el Código Penal vigente, el delito corresponde a transporte ilegal de estupefacientes, crimen organizado, y es posible que también se pueda judicializar como lavado de dinero; todavía estamos trabajando en eso”. 

Zavala añadió que aunque no ha concluido el pesaje de la cocaína, presumen que el cargamento puede rondar los 700 kilos, puesto que cada paquete tiene un peso promedio de mil 120 gramos.