•   El Viejo, Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • END

La tradicional Lavada de la Plata en la Basílica Menor de El Viejo, Santuario Nacional Mariano, tuvo este año un toque especial al iniciar la Iglesia Católica la jornada de celebración de 450 años de la llegada de la venerada imagen Virgen del Trono a tierra nicaragüense, hasta convertirla en patrimonio de la nación.

Acompañado por varios sacerdotes, y por los vicarios Silvio Selva y Jaime Ramos, el Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, Bosco Vivas Robelo, sostuvo que la festividad mariana celebrada los 6 de diciembre tiene un gran significado espiritual, porque “lava el alma de los feligreses”.

“Tenemos que purificar nuestra vida para hacerla digna en homenaje a María Santísima. Tenemos amplios programas para celebrar los 450 años de la llegada de la Virgen del Trono”, indicó el prelado.

Este año dos grandes rótulos alusivos al presidente Daniel Ortega en la entrada a Chinandega y El Viejo, fueron reemplazados por el gobierno para ofrecer publicidad a las fiestas marianas, en otra acción para congraciarse con algunos obispos de la Iglesia Católica, dijo un habitante de esta ciudad.

Aseguró el poblador que la supuesta llegada de Daniel Ortega y de Rosario Murillo, por primera vez a la Lavada de la Plata, la cual fue aplazada a última hora, habría provocado la ausencia de los miembros de la Conferencia Episcopal, aunque el año pasado tampoco asistieron, a excepción de Bosco Vivas Robelo.

Madre Reconciliadora
Durante su homilía, el Obispo del Occidente del país expresó que la Virgen es Madre de Reconciliación, porque atrae a todo el que quiera responder al don que ofrece el Espíritu Santo.

“Todos los que estamos aquí tenemos en común, además de la sed de paz y el anhelo de un mundo mejor, lo más grande y hermoso, que es la fe de Jesucristo. Es seguro que pensemos diferente en asuntos políticos y económicos, entre otros. Es posible que no todos estén con el mismo ánimo, habrá quien esté alegre, sereno y en paz.

“Habrá quien esté triste, de duelo, angustiado e incluso al borde de la desesperación por diversos motivos; habrá quien se encuentre alejado de Dios por el pecado. Habrá quien desee agradecer a la Madre y quien desee pedirle dones. Aunque somos diferentes, como en toda familia, en la Iglesia somos hermanos amados todos por Dios y protegidos por María Santísima”.

Dionisio Marenco y Eduardo Montealegre en la Basílica
Monseñor Roberto Cid, de la Arquidiócesis de Miami, se mostró contento tras participar en las festividades de la Virgen María, la cual atrae siempre a sus hijos como buena madre.

El exalcalde de Managua, Dionisio Marenco, quien asistió a la Basílica Menor de El Viejo, dijo que en medio de las dificultades del país hay que estar unidos para salir adelante.

Descartó otra candidatura para la silla edilicia de Managua, porque “estoy jubilado, hay que poner a gente más joven”.

El diputado Eduardo Montealegre afirmó que con o sin elecciones, asiste todos los años a la Lavada de la Plata, porque esta época es para reflexionar en unión de todas las familias nicaragüenses.

El cantautor Luis Enrique Mejía Godoy afirmó que la Virgen María es capaz de unir a todos, independientemente de las diferencias.