•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Honduras se encontraba este miércoles conmocionado por los asesinatos, en las últimas horas, de un experto en seguridad y de una periodista, que informes preliminares atribuyen a una embestida del crimen organizado.

El país no había salido del estupor por la muerte el martes de la periodista Luz Marina Paz, de 38 años, y de un mecánico que la acompañaba, cuando la mañana de este miércoles se produjo el homicidio del experto en seguridad Alfredo Landaverde.

Landaverde, un activista de los derechos humanos y acérrimo crítico de la corrupción en la policía, fue abatido por unos pistoleros desde una motocicleta mientras viajaba a bordo de un vehículo en compañía de su esposa.

De una forma similar fue asesinada Paz, productora de un programa periodístico de la radio Cadena Hondureña de Noticias (CHN) y hasta hace seis meses periodista de Globo, radioemisora afín al derrocado ex presidente Manuel Zelaya.

Además, la madrugada del lunes, unos desconocidos dispararon desde un vehículo en marcha contra las oficinas del diario La Tribuna, al sur de la ciudad, hiriendo de un balazo en el abdomen a un guardia de seguridad.

Las personas y medios de comunicación blanco de esta oleada de violencia tienen en común la firmeza de sus críticas contra la penetración de las mafias del narcotráfico, el secuestro y la extorsión en los cuerpos de policía.

Desde 2010, han sido ultimados en Honduras un total de 17 periodistas, la mayoría de ellos conocidos por sus denuncias contra la corrupción, y todos los casos siguen en la impunidad.

"Tenemos que buscar el apoyo de países amigos para que nos ayuden a solucionar problemas en el tema de investigación. Iniciaremos con el trabajo de la investigación por el crimen de los periodistas", anunció el martes el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla.

El diario la Tribuna acusó directamente a policías del atentado en su contra, por haber sido el primer medio que publicó la vinculación de agentes de esa fuerza en el asesinato de dos estudiantes universitarios el pasado 22 de octubre.

Posteriormente, ese mismo medio reveló que unidades enteras de la policía están vinculadas a actividades delictivas como secuestro, tráfico de drogas, robo de vehículos y sicariato.

También otros medios como el diario El Heraldo y la radio Globo recibieron amenazas por publicar informaciones que comprometen a la policía.

"No hay duda que estamos ante una escalada, que tenemos que identificar claramente de dónde viene. Recuerden que (...) hay momentos de dificultades como lo que ha pasado en la Policía Nacional", reconoció el presidente Porfirio Lobo.

A partir del 1 de noviembre, Lobo sacó a los 11.000 miembros de las Fuerzas Armadas a colaborar con la Policía Nacional, que cuenta con 14.500 efectivos, en la llamada "Operación Relámpago" para afrontar la ola delictiva.

"En octubre, antes de la Operación Relámpago, se había llegado a 116 homicidios. Ahora, como producto de la Operación Relámpago, el número de homicidios bajó a 74, esto es solo el 64% de lo que era antes", aseguró el mandatario el jueves de la semana pasada en cadena de radio y televisión.

Para incorporar a los militares a labores policiales, Lobo logró que el Congreso hiciera una interpretación de la Constitución y el poder Ejecutivo declaró el martes la "emergencia en seguridad" durante 90 días.

"Estamos en peligro todos y no hay excepción por ocupación, por estatus social, por cuestión política", lamentó el gubernamental comisionado de Derechos Humanos, Ramón Custodio.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó la muerte de la periodista Luz Marina Paz y exigió al presidente hondureño que "se investigue y aplique el peso de la ley a fin de garantizar la plena libertad de expresión".

"Me siento a la vez triste y preocupada por los recientes ataques en contra de las oficinas de diario La Tribuna, que dieron como resultado uno de sus empleados heridos", declaró al embajadora de Estados Unidos en Tegucigalpa, Lisa Lubiske.

"He conversado con funcionarios de alto nivel del gobierno de Honduras y estoy complacida de saber que se llevará a cabo una investigación exhaustiva sobre este asunto", añadió.