•  |
  •  |

La Procuraduría General de la República, PGR, presentó acusación directa contra Sergio Alexander Román Castillo, por supuestamente haberse coludido con Darwin Flores Larios, exfuncionario del Instituto Nacional Forestal, Inafor, para adueñarse de forma fraudulenta de un millón 441 mil 425 córdobas, que servirían para la construcción de puestos forestales.

Según la PGR, el acusado sirvió de cooperador necesario en el delito de fraude, cometido por el exfuncionario Flores, pero en dos ocasiones fue favorecido con resoluciones judiciales, hasta ayer que fue remitido a juicio oral y público, programado para el 30 de enero de 2012.
“Finalmente, la justicia prevalece y le ha llegado el momento de responder por el perjuicio ocasionado al Estado. La PGR sigue su lucha frontal contra la corrupción, que puede ser cometida por particulares que se coluden con funcionarios para perjudicar el patrimonio de los nicaragüenses”, dijo el procurador auxiliar penal, José Miguel Páramo.
Dejó trabajo “a medio palo”
De acuerdo con la acusación de la PGR, en diciembre de 2006, luego de ser favorecido en el proceso de licitación sobre la construcción de 16 puestos forestales, Sergio Román Castillo se coludió con  el exfuncionario del Inafor, Darwin Flores, exdirector de Asesoría Legal, para que este incidiera ante el director Administrativo Financiero para que le aceptaran una fianza por US$4,400, a cambio de que Inafor le entregara un adelanto del 50% del valor total de la obra, para la ejecución de los primeros ocho puestos forestales.  
Habiendo recibido el dinero e ingresado los fondos a la cuenta de la empresa Sarosa, el acusado ejecutó solo el 20.30% de la obra, y sin justificación alguna dejó de construir y se apropió del dinero.
El juez suplente, José Luis Araica, quien elevó la causa a juicio, también impuso la medida cautelar de presentación periódica, la prohibición de salir del país, más una caución económica de 50 mil córdobas. Asimismo, ordenó la inmovilización de las cuentas bancarias personales y de la empresa a la que el acusado representa.