• |
  • |

Más de mil efectivos militares organizados en 12 compañías de infantería fueron enviados a fortalecer el Plan de Seguridad en el Campo, para no permitir amenazas contra la vida y la propiedad, y evitar la alteración al desarrollo normal de las actividades económicas, productivas y sociales del país.

El envío de los militares tiene como principal objetivo brindar estabilidad en las zonas cafetaleras y ganaderas, informó el Ejército de Nicaragua.
“Este esfuerzo significa un incremento sustancial y directo de la capacidad operativa, de movilización y de respuesta de nuestro personal”, expresó el mayor general Oscar Balladares Cardoza, jefe de Estado Mayor.

Balladares indicó que los soldados de la Escuela Nacional de Adiestramiento Básico de Infantería “Soldado Ramón Montoya”, quienes egresaron en los cursos del presente año, y que cumplieron misiones en el Plan de Seguridad en el Campo, lograron los siguientes resultados: 159 delincuentes capturados, 187 armas incautadas, 11 motosierras decomisadas en actividad ilícita de depredación al medio ambiente, y 905 cabezas de ganado recuperadas a bandas de abigeos y devueltas a sus dueños.

Valentía ante la muerte
La situación de violencia que vive el campo, sobre todo en el sector de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, debido a la presencia de grupos armados con fines políticos, pero que según el Ejército se trata de grupos delincuenciales, podría generar más pérdidas de vidas si se llegan a cumplir las amenazas que han hecho públicas a través de los medios de comunicación.

“…la valentía ante cualquier circunstancia, aun cuando esté en riesgo la propia vida, la disciplina, honor, dedicación que hay que tener en todo momento, sin importar el cansancio y el hambre, la honestidad: la que debe estar presente junto a estos principios y debe estar de por medio siempre, la firmeza, ya que nada que valga la pena en la vida es fácil”, dijo Balladares.