•  |
  •  |

Con la cédula judicial de la Corte Centroamericana de Justicia y la acusación de ambientalistas costarricenses en la Sala IV Constitucional, el ambientalista nicaragüense Kamilo Lara dijo contestar las acusaciones de “difamación” que hizo la presidenta Laura Chinchilla a través de su canciller Enrique Castillo, quien pidió ante la Organización de Estados Americanos la activación del Consejo de Seguridad.

“Nos preguntamos si difamar al Estado de Costa Rica es defender los recursos naturales, si difamar es evidenciar los daños que están haciendo al Río San Juan, si difamar son los delitos ambientales enteramente conocidos, si de difamar se trata, como organizaciones ambientalistas, vamos a seguir haciéndolo para defender nuestro territorio nacional”, afirmó el presidente de Fonare.

Recorrido aéreo
Al concluir un recorrido aéreo sobre las márgenes del San Juan, donde el Gobierno de Laura Chinchilla continúa la construcción de la carretera, ambientalistas nicaragüenses y costarricenses de la Fundación “Déjanos vivir en paz”, clamaron por la unidad binacional, el diálogo, la reflexión y el entendimiento.

En rueda de prensa realizada en San Carlos, Kamilo Lara, acompañado de ambientalistas, del presidente del Consejo Nacional de Universidades, Telémaco Talavera, y del doctor en Geología William Martínez, dijo que “la situación trasciende fronteras y ecosistemas”, al explicar que evidenciaron los efectos de la carretera y están terminado la documentación sobre daños manifiestos para Nicaragua y para Costa Rica.

Ambientalista tico observó el desastre

Alberto Cabezas, de la Fundación ambientalista costarricense “Déjanos vivir en paz “, dijo haber sostenido comunicación con un funcionario del Gobierno de Chinchilla, quien le expresó la voluntad de mantener el diálogo con ellos (ambientalistas), pero que estaban a la espera del pronunciamiento de la Sala IV Constitucional.

El costarricense aseguró haber visto en el sobrevuelo “puntos críticos, sitios inundables, desechos en el río, afectación a la ganadería, vegetación y aves”, y dijo que solicitarán a su país los estudios de suelo, impacto ambiental y el cartel de licitación”.

Ante lo que consideró una barbarie por las aves que huyen del fenómeno, lo cual le provocó dolor y tristeza, el ambientalista costarricense manifestó que convocarán a religiosos “para elevar una oración a favor del diálogo y la naturaleza”.

Observación geológica
Ante algunas autoridades locales y miembros de 22 organizaciones del Consorcio Gaspar, el experto en geología William Martínez explicó con un mapa fisiográfico lo que a simple vista observaron en el sobrevuelo.

Señaló que se identifican siete terrenos diferentes a los que están sometida la construcción de la carretera, puntualizando:
“Modernamente lo que se promueve es el desarrollo, pero ese desarrollo implica planificación del uso adecuado del terreno, y lo que nosotros hemos visto es mala o nula planificación, lo cual es manifiesto no solamente por el hecho de que la carretera está al margen del río, hay malas prácticas ingenieriles, como dejar taludes semiverticales, con la gradiente hacia el río o drenajes interrumpidos, lo cual va a causar desbordamiento y destrucción de la carretera”, apuntó.

Por su parte, Telémaco Talavera aseguró que constataron el efecto directo sobre el río, su flora, fauna y vida silvestre, el cual consideró es irreversible.