•  |
  •  |

Solo faltan dos días para que las familias nicaragüenses celebren la cena de Noche Buena, sin embargo, decenas de capitalinos que recorren los distintos mercados en busca de carne de res o de cerdo para preparar el acostumbrado relleno navideño, se desaniman y se resignan a no adquirir este producto por el aumento de cinco córdobas que tiene.

Por lo general, los compradores se detienen, preguntan y se van. La mayoría de los consumidores consultados coincidieron en que por la cantidad de dinero que circula en este mes, es lógico que los precios se disparen. Aunque eso es un golpe duro para sus bolsillos.

Los comerciantes están seriamente molestos por el costo que ha alcanzado ese bien perecedero, y muchos argumentan que les da lástima ver a los ciudadanos que cuando preguntan el precio miran entre sus manos el dinero que andan, y como no les alcanza se marchan.

Carne cara y de mala calidad

Norlan Rodríguez, proveedor de carne de res en el “Roberto Huembes”, dijo que las alzas se deben a que se está exportando el ganado en pie, y también la carne a países como Venezuela. “En el país queda poca carne, y, además, no es muy buena. Queda lo peor, pero como hay escasez se tienen que aumentar los precios”, explicó.

Rodríguez manifestó que gran parte del tiempo ellos registran pérdidas, los comerciantes también, y que esta problemática solo la puede regular el gobierno. Hasta hoy, ni el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, ni ninguna voz del gobierno ha hablado del tema relacionado con el aumento del precio.

Consumidor debe reclamar

De acuerdo con el economista y sociólogo Cirilo Otero, esto es algo que solo el consumidor puede regular. “El mercado nicaragüense se rige por las leyes de oferta y demanda; la demanda aumenta y los precios también, este es un mercado capitalista”, recordó Otero.

El experto recomendó al consumidor que prepare con anticipación sus condiciones económicas. Que busque alternativas para celebrar la cena de esta época del año, como mariscos o carne de pollo.

“Si la gente compra menos, los precios van a bajar. Debemos dejar de lado la opinión conformista, de comprar las cosas al precio que estén, porque no hay de otra”, comentó.

Red de Defensa al Consumidor debe hacer algo
Los costos se cotizan entre 65 y 75 córdobas la libra de lomo de res, y la posta entre 45 y 50 córdobas, según Laura Martínez, comerciante. Según ella, los precios estarán más altos para el sábado 24 de diciembre.

“Esta Navidad comerán relleno los que son adinerados. Los pobres nos conformaremos con carne asada o con un pollo con papas”, comentó María Rostrán, consumidora del Mercado “Iván Montenegro”.

Instó a las autoridades de la Red de Defensa al Consumidor que no se queden solo con el discurso, y que, por el contrario, permanezcan “ojo al Cristo” con los precios y hagan algo para ayudar a la población.

Los dirigentes de los organismos defensores de los consumidores, manifestaron que es necesario que el Ministerio de Fomento Industria y Comercio, Mific, inicie un proceso de fiscalización de precios en los mercados nacionales, de tal manera que se logre establecer un control de venta de carne para frenar las especulaciones en los precios.

Ricardo Osejo, dirigente de la Organización para la Defensa de los Consumidores ODC, señaló que este tipo de control es sano, porque lo que se pretende buscar es evitar que un producto de consumo básico llegue a venderse mucho más caro de lo que en realizad es: producto de las especulaciones.

El peor golpe a la economía familiar llega con el inicio de año lectivo, según Napoleón Zeledón, quien compraba unas libritas de carne en el mercado, pese a que este mes hay aguinaldo y de aquí se saca este gasto, en cambio, en enero no hay dinero, y el fenómeno se repite. Cuadernos y libros de los escolares encarecen.

“Psicológicamente estamos preparados para estas alzas en este mes. Todos sabemos qué productos suben de precio en determinadas épocas. Pero, a veces, esta situación es inaguantable. Y el único que puede cambiar esta situación es el Estado”, señaló Zeledón

(Colaboradora *)