•   Rio San Juan, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

La ola de violencia tuvo otro rostro de mujer en San Carlos. La simpática joven Evelyn Romero Maradiaga, de 23 años, y estudiante de enfermería, fue asesinada brutalmente después de ser violada por un sujeto aún no identificado.

La muchacha vivía sola en el barrio Bello Amanecer, donde precisamente hace seis meses también mataron en la penumbra de la noche a una pulpera para robarle.

Hace siete meses también fue asesinada con arma de fuego Andrea  Navarro Lira, a manos de su cónyuge, conocido como “El Vaquero”.

Las autoridades de la  delegación policial de Río San Juan dijeron que se encuentran en el proceso investigativo, pero extraoficialmente conocimos que hay dos personas retenidas, ente ellas la expareja de la víctima, Julián Requenes, conocido como “El Perrón”.

El autor del hecho cavó un hoyo en el peldaño de madera en  la parte trasera de la cocina, por  donde se presume entró a la casa. La joven fue encontrada a eso de las 2 de la mañana de ayer.

Según el dictamen del doctor Henry Miranda, la joven estaba boca arriba en el suelo a orillas de la cama, con sábanas debajo. El asesino cubrió el cuerpo con otra sábana. También el perito determinó que fue asfixiada, y a un lado del cuello tenía como seis rasguños, por lo que se presume trató de desprenderse de las manos de su agresor.

Además, el cuerpo tenía una herida de 2 centímetros en la frente, y fue violada contra natura, porque había desgarro, pero  aparentemente también hubo penetración vaginal.

Pidió ayuda, pero no había policías

Rosibel Vivas Romero, quien vive cerca del cuarto de la víctima, escuchó en la noche una aparente conversación de la joven, y después oyó: ¡Dejame, dejame!.

Seguidamente escuchó ruidos y golpes en las tablas y gritos: ¡Auxilio! ¡Ayúdenme! Vivas dice haber llamado al 118 de la Policía, desde donde la remitieron a Río San Juan, pero le dijeron que no tenían gente.

La madre de Rosibel Vivas corrió por la calle en busca de los policías voluntarios que son pagados por los pobladores de Bello Amanecer, pero fue hasta las 2 de la madrugada cuando el perito de investigaciones criminales de  la Policía,  Henry Zavala, llegaba de Managua, que acudió a la vivienda. Al forzar la puerta se encontraron con el cuerpo de la joven tendido en el suelo.

“Hay que poner un alto a estos crímenes contra las mujeres, pues no tiene mucho que mataron a doña Angelita y a Andrea, por eso aquí pagamos policías voluntarios, pero después de las siete de la noche no se les ve, tampoco patrulla la Policía”, dijo la señora Rosa Argentina Martínez, vecina de la víctima.

La joven Romero Maradiaga fue vista con vida por última vez por su amigo Emerson David Vílchez, quien también  es su vecino.

“A eso de las 7 de la noche la fui a traer a su casa, salimos donde una amiga, después dimos una vuelta en la motocicleta”, dijo Vílchez, y aclaró que su vehículo no tiene que ver con el que supuestamente llegó un par de veces a la casa de la víctima el día de los hechos.

Vílchez dice que la dejó en su vivienda a eso de las 8:30 de la noche, se fue a su casa y ya no la vio más. El joven refirió que Romero ya había terminado con su expareja, pero ellos hablaban por teléfono y  chateaban, porque era amigos, y ella nunca comentó que tenía  problemas.

Ayer buscamos la versión de Julián Requenes, quien trabaja en una gasolinera, pero nos dijeron que estaba retenido, sin embargo sus compañeros de trabajo lo describen como una persona sana y sin vicios. Explicaron que sabían que él estaba separado de Romero.