•  |
  •  |

La Convención Mundial de Protección de Humedales, Ramsar, respondió positivamente a la solicitud que le hiciera Nicaragua de enviar una misión de asesoramiento técnico para evaluar el impacto medioambiental de la carretera que está construyendo Costa Rica en la margen derecha del Río San Juan, aseguró Juana Argeñal, titular del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena.

“La comisión tiene que venir y ser testigo de lo que está aconteciendo, para buscar cómo entrar en una lógica de preservación. Ellos ya le están pidiendo a Costa Rica el informe técnico de lo que está aconteciendo en la zona... y han dicho que una vez que obtengan la información analizarán las consecuencias”, detalló la titular del Marena, quien no precisó fecha relacionada con Ramsar.

Según la ministra, Nicaragua ha acudido a todas las instancias ante las cuales se pueden ventilar este tipo de situaciones, no obstante, aún está pendiente la presentación de la demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, paso que la funcionaria no supo precisar cuándo finalmente el país dará.  “El presidente lo anunciará”, se limitó a comentar.

Canciller tico: CCJ no entrará

En la capital costarricense, mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Enrique Castillo, fue enfático en manifestar que no le van a permitir ningún acto jurisdiccional a la Corte Centroamericana de Justicia en el conflicto por la carretera cerca del Río San Juan, porque “no tiene competencia para venir aquí”.

“No le vamos a permitir  hacer ningún acto de jurisdicción en territorio costarricense, incluso le podemos negar la visa para que no entren a nuestro país”, dijo en tono prepotente el Canciller de Costa Rica, ya que en su opinión la Corte Centroamericana está sesgada a favor de Nicaragua.

Castillo insistió en que no tiene competencia en su país, porque Costa Rica “nunca se ha ratificado la adhesión a la misma, por consiguiente la CCJ no tiene nada que hacer con Costa Rica, y como les digo es totalmente ajeno”. No obstante, la presidente de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua valoró lo contrario (ver nota en Contraportada).

Presidente CCJ: tenemos jurisdicción
En declaraciones al Canal 12, el presidente de la Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, Francisco Darío Lobo, reiteró que Costa Rica está sujeta a la jurisdicción de este tribunal regional, y anunció que irán al lugar de los hechos para constatar los daños medioambientales.

Lobo brindó esas declaraciones al Canal 12, donde aprovechó para advertir que si se presentan pruebas coherentes actuarán como corresponda. “Somos imparciales, no tenemos nada en contra de Costa Rica, pero si no comparece, el juicio seguirá”, enfatizó.

La CCJ notificó el martes a San José, a través de su embajada en Managua, sobre una demanda interpuesta por dos organizaciones ambientalistas nicaragüenses en contra de Costa Rica, por la construcción de una carretera de 160 kilómetros a lo largo de la ribera derecha del Río San Juan, que el ministro de Obras Públicas del vecino país estimó que costará casi US$20 millones.

Titular del Marena: hay evidencias de daños

Argeñal, titular del Marena, informó que la filial de la institución en Río San Juan les reportó el inicio de precipitaciones, lo que dijo les preocupa sobremanera, porque de acuerdo con las evaluaciones y proyecciones preliminares del equipo de expertos que han analizados el impacto de la obra tica, las poblaciones asentadas en el territorio son altamente vulnerables a deslizamientos.

Explicó que los taludes tienen un corte transversal “sin planificación ni estudio de suelos, que, definitivamente, exponen a las poblaciones”.

También la funcionaria reconoció los señalamientos de afectación a la fauna, que incluso está perturbando la actividad económica de los lugareños, quienes ya reportan la desaparición del camarón de agua dulce que pescaban para subsistir.

“Son los primeros daños”, dijo la titular del Marena, recordando que el Río San Juan no solo representa uno de los más valiosos recursos naturales de nuestro territorio, sino que también es clave para la sustentabilidad ambiental de la región centroamericana.

“Esa región forma parte de los reductos de bosques de trópico seco húmedo de Mesoamérica, y es parte del corredor biológico mesoamericano, en que Costa Rica y resto de naciones acordaron preservar y proteger toda la diversidad biológica”, destacó.

Cancillería tica sigue denunciando presunta incursión militar

La Cancillería tica reiteró ayer su denuncia por la presunta incursión de 15 soldados nicaragüenses, quienes según una nota oficial de Costa Rica, penetraron alrededor de un kilómetro en territorio costarricense en el sector de Punta Castilla, profiriendo amenazas contra oficiales de la Fuerza Pública costarricense que se encontraban en la zona. El hecho, dicen, ocurrió el pasado 19 de diciembre.

En Managua, vía telefónica, el portavoz del Ejército de Nicaragua, coronel Juan Ramón Morales, negó de manera categórica los señalamientos de incursión de tropas nicas en territorio tico.

“Negamos esa supuesta incursión por el sitio de Punta Castilla, nosotros nos hemos mantenido, nos mantenemos  y seguiremos manteniéndonos en nuestro territorio, ejerciendo el derecho soberano de vigilar nuestra frontera y nuestra soberanía”, dijo Morales.

Además de la presunta incursión militar nicaragüense, en la nota oficial dirigida al Canciller de Nicaragua, Samuel Santos, el Viceministro de Relaciones Exteriores, Carlos Roverssi, calificó como “contradictorio”, que Nicaragua exija a Costa Rica presentar, previo al inicio de la carretera, el Estudio de Impacto Ambiental y el Plan de Gestión Ambiental, “cuando Nicaragua misma se ha negado sistemáticamente a informar a Costa Rica y a presentar los estudios correspondientes a todas las obras que desarrolla en la zona limítrofe, incluyendo el dragado del Río San Juan, que además ha incluido la corta de meandros y la desviación del río de su caudal natural”, dice el texto de la nota, entregada a las 16.10 horas de este martes, en la Embajada de Nicaragua.

En la nota, la Cancillería costarricense recordó que entre otras obras, Nicaragua también construye un puente de gran envergadura en el Río San Juan, y ha anunciado la construcción de una represa, que para los ticos “sí tendrá impactos devastadores para el medio ambiente de la región”.

Al respecto, cabe recordar que el proyecto Brito ha quedado prácticamente congelado, luego de las críticas formuladas por los especialistas y ambientalistas, quienes advirtieron sobre los daños que podría ocasiona al Río San Juan. Por tanto, el consorcio brasileño Andrade Gutiérrez, que mostró interés en Brito, ha trasladado su proyección inversionista hacia el puerto de aguas profundas en Monkey Point.

Con la colaboración de Leyla Jarquín, Ernesto Espinoza y Roberto Morales.