•   RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

La delegación policial de Río San Juan identificó como presunto asesino de la joven enfermera Meylin Romero Maradiaga, de 23 años, a Guillermo Francisco Galeano, de 26 años, quien según la Policía confesó haber cometido el crimen ocurrido pasada la medianoche del miércoles, en el barrio Bello Amanecer de San Carlos.

Tras descartar a la expareja de la joven, Julián Requenes, entre el círculo de sospechosos, la Policía capturó a Galeano al mediodía del miércoles, y al contar con su confesión y ser llevado ante el médico forense, doctor Henry Miranda, fue remitido ayer el caso al Ministerio Público, y hoy el reo será acusado en el Juzgado Penal de Audiencia por los delitos de asesinato y violación.

La confesión
Según el subcomisionado Roberto Sánchez, jefe de Auxilio Judicial de la delegación policial de Río San Juan, Galeano dijo que ese día se quedó cuidando la vivienda de su abuela, ubicada contiguo a la morada de la hoy occisa, hacia donde llegó a eso de las 10:30 de la noche después de haber tomado licor.

El jefe policial añadió que Galeano refirió que vio a su vecina que estaba en la vivienda, y cuando cerró la puerta y apagó la luz, se dirigió hacia la parte trasera de la casa de la muchacha, socavó el último pendón de la tabla en forma de medialuna, escarbó la tierra, adecuando el hoyo por donde se introdujo al interior de la vivienda.

Su víctima ya dormía, y pese a que se introdujo por la fuerza a la vivienda, dijo que tuvo relación sexual con su consentimiento. De acuerdo con su relato, la joven se molestó y forcejearon, y al caer ella al suelo se golpeó en la frente en un peldaño del cuarto, pero como su víctima gritaba, agarró una toalla cubriéndole el rostro hasta que se percató de que ya no se resistía y no respiraba.

Mano ensangrentada
Al llegar END a la escena del crimen, aún se observaban manchas de la sangre que emanó de la frente de la joven, y en la pared de su cuarto quedó la huella de una de sus manos, que posó ensangrentada cuando luchaba por deshacerse de su victimario y pedía ayuda.

El jefe de Auxilio Judicial señaló que aunque al momento no cuentan con testigos oculares, esperan que sea un aporte a las pruebas los peritajes que mandaron al

Laboratorio de Criminalística de la Policía Nacional de Chontales.
El doctor Henry Miranda explicó que encontró en el examen realizado a Galeano, excoriaciones de reciente data, en señal de rayones lineales en el tórax, en la espalda, en la frente y en medio de las cejas.

El dictamen forense precisa que la causa de la muerte de Evelyn Romero fue la asfixia, y que hubo violación anal por los desgarros que presentaba.

Dolor y condena
Mientras ayer se realizaba el sepelio de la joven, la ciudadanía condenó el crimen, y demandó mano dura contra los agresores de mujeres, y a la Policía atender con beligerancia los casos de denuncias sobre violencia, pues se han registrado tres asesinatos consecutivos contra mujeres en San Carlos.

La comunidad universitaria de la “Martín Lutero” está de duelo, igual que el sector salud, ya que pese a que aún estudiaba realizaba prácticas en las comunidades campesinas.

Venancio Ramón Cerna Berríos, coordinador del Comité de Prevención del Delito de barrio Bello Amanecer, condenó el asesinato. “Esto se suma al estado de peligrosidad que nos acecha y (del que) han sido blanco las mujeres, por lo que exigimos mayor organización comunitaria, pero también oportuna actuación de la Policía, y patrullaje no solo en el centro de la ciudad, sino en los barrios periféricos”, señaló.