•  |
  •  |

El caso del norteamericano Jason Zachary Puracal, de 34 años, condenado por un juez del departamento de Rivas, junto a otras 10 personas, a 22 años de prisión por pertenecer a una banda del crimen organizado dedicada al traslado de drogas y lavado de dinero, llegó al despacho de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

Senadores y congresistas han solicitado a Clinton, en una carta, que su gobierno meta manos en el asunto. En la misiva, los representantes del Congreso señalan que al señor Puracal se le sigue negando el debido proceso por el sistema judicial
nicaragüense.

Janice Puracal, hermana de Jason, y quien es abogada, hizo llegar a EL NUEVO DIARIO la carta que cuatro congresista le enviaron a Clinton.

Los firmanrtes son Adam Smith, por los senadores Patty Murray,María Cantwell,Ron Wyden y Jeff Merkley, e instaron a la secretaria de Estado “para hacer frente a las numerosas violaciones de la ley en el caso del ciudadano estadounidense condenado por error, Jason Puracal”.

“La esperanza nuestra es que nuestro gobierno busque la forma para hablar con el presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, para que ellos se preocupen por la situación de derechos humanos en Nicaragua, y sea suficiente para corregir esta injusticia”, dijo Janice, vía telefónica desde  Washington, EU.

Expediente a apelaciones
Mientras, en nuestro país los abogados defensores de los 11 condenados en la primera instancia judicial fueron notificados por el juez Félix Jacinto Rosales Martínez, del Juzgado Distrito Penal de Juicio de Rivas, en relación a que, después de varios meses de espera, el expediente fue enviado la semana pasada al Tribunal de Apelaciones de Granada para que sea valorado por los magistrados.

“Estamos esperando que ellos (los magistrados) vean que no hay evidencias en contra de Jason, que él es inocente, y que ellos van a hacer lo posible para corregir esta injusticia, y así suelten a Jason”, dijo esperar la hermana del norteamericano que guarda prisión en el Sistema Penitenciario de Tipitapa, “La Modelo”, donde, según sus familiares, ha sido víctima de abusos y se le han violentado sus derechos humanos.