•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El agente de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Carlos Argüello, afirmó hoy que Costa Rica parece querer que el río San Juan, que separa a ambos países y es de soberanía nicaragüense, desaparezca.

En declaraciones al Canal 4 de televisión, afín al Gobierno sandinista, Argüello, también embajador nicaragüense en Holanda, habló sobre la demanda que el Gobierno de su país ha planteado ante la CIJ contra Costa Rica por la construcción de una carretera que, a juicio del demandante, daña el "frágil ecosistema" del río.

Según Argüello, cuando la CIJ reconoció en julio de 2009 la soberanía de Nicaragua sobre el río y sus facultades para reglamentar la navegación, Costa Rica aparentemente apostó por su desaparición.

"En apariencia, desde ese momento, Costa Rica decidió que si ellos no eran cosoberanos del río, entonces que el río desapareciera y aparentemente eso es lo que quieren hacer", señaló.

"Esa es la actitud aparente de lo que estamos viendo de Costa Rica, porque francamente no tiene relación las obras que están haciendo sin ningún tipo de estudio (de impacto medioambiental), ningún tipo de licitación, ningún tipo de aviso al público, mucho menos a Nicaragua, para que tenga relación con el juicio anterior que tenemos con Costa Rica", argumentó.

Costa Rica demandó en 2010 a Nicaragua ante la CIJ, con sede en La Haya por actividades de dragado en la zona de la desembocadura de ese río en el Caribe.

En su demanda, Nicaragua argumenta que ha habido una "violación" de su soberanía y que "Costa Rica está causando graves daños medioambientales en la frontera entre los dos países a causa de obras de construcción" de una carretera paralela al río San Juan.

Según Managua, esa carretera de 120 kilómetros, que se encuentra en territorio costarricense, daña el "frágil ecosistema" del río.

San José asegura que construye la carretera para impulsar el desarrollo de los habitantes de la frontera y para garantizarles la posibilidad de tránsito sin tener que utilizar el río y así evitar roces con Nicaragua.

Costa Rica, que no tiene ejército, ha reconocido que la vía se utilizará también para facilitar el movimiento policial y reforzar la vigilancia en la frontera.

No obstante, el agente nicaragüense ante la CIJ rechazó esos argumentos.

"Aquí no existe ninguna relación entre lo que está en disputa con Costa Rica" por un humedal de dos kilómetros cuadrados en la desembocadura del río San Juan, en el Caribe, "que es un espacio mínimo comparado con las obras que están haciendo de un territorio", señaló.

Además, según Argüello, la construcción de 120 kilómetros de carretera al margen del río es algo "absurdo, desproporcionado y no tiene ningún sentido", porque la población que habita esa zona es poca.

"La Corte va a estar absolutamente clara de lo que se trata (...) Ellos están destruyendo completamente toda esa zona", continuó.

El embajador nicaragüense confirmó que han pedido a la Corte que Costa Rica "cese de inmediato" la construcción de la carretera, se restablezca la situación existente antes de comenzar las obras, e indemnice a Managua "por los daños ocasionados, incluyendo el costo adicional en la limpieza en el dragado del río".

Además, piden a los jueces que Costa Rica elabore y le entregue información sobre las consecuencias medioambientales de las obras o de lo contrario, ha anunciado que solicitará ante la CIJ "medidas provisionales" de urgencia.

Al respecto, Argüello dudó de que Costa Rica tenga un estudio de impacto ambiental, porque, según dijo, esas obras comenzaron en base a un decreto de emergencia dictado por el Ejecutivo costarricense.

El río San Juan es motivo de discusión entre los dos vecinos centroamericanos desde hace más de un siglo.