•  |
  •  |

La construcción de la carretera de 160 kilómetros, que Costa Rica sigue ejecutando en la ribera del Río San Juan, tendrá repercusiones medioambientales, sociales y turísticas, advirtió el director ejecutivo de la Fundación Amigos del Río San Juan, Fundar, Norwin Torres.

Torres valoró que la obra representa una amenaza contra la riqueza forestal de la zona, ya que hacerla accesible podría incentivar a que depredadores madereros arrasen con los bosques, además, reveló preocupación porque aumente la cacería ilegal de las especies, muchas de ellas únicas de la zona y en peligro de extinción.

También consideró que la vía costarricense afectará proyectos como el de la Ruta del Lago, en cuyo desarrollo nuestro país ha invertido varios millones de dólares. “Se ve amenazado porque ¿qué va a venir a ver el turista en el futuro? Ya los pueblos indígenas están amenazados, el pueblo Rama ya no tiene la extracción del camarón de río”, valoró el director de Fundar.

Para Torres, “estamos ante una catástrofe ambiental”, porque “sus efectos adversos se expandirán a todo el corredor biológico mesoamericano”.

País avanzó en manejo ambiental

La fundación Amigos del Río valoró que en los cinco últimos años, Nicaragua ha progresado en el manejo de su capital natural, ubicándose como el segundo país de la región que posee mayor porcentaje de cobertura natural, según datos de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo, CCAD. Lo supera Panamá.

Entre los avances, Torres incluyó el incremento en un 5% de la cobertura vegetal, la implementación de al menos 30 planes de manejo de áreas protegidas, así como la demarcación de dos territorios indígenas, la declaratoria de una nueva reserva de biosfera y un nuevo sitio Ramsar, además de la conformación de una red de 56 reservas privadas.

Entre los retos para la administración pública mencionó la necesidad de que se solicite ante la mesa de donantes el apoyo para el trabajo en sistemas agroforestales,  conservación y producción autosostenible que le compete impulsar a instituciones como el Instituto Nacional Forestal, Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales y Ministerio Agropecuario y Forestal.

También recomendó continuar el proceso de implementación de la estrategia nacional de desertificación, relanzar la campaña nacional de reforestación y concentrarse en la estrategia de manejo de desechos sólidos.

Para elevar el estatus del país en materia ambiental, Torres consideró importante promover los 50 potenciales sitios Ramsar que posee Nicaragua.