•  |
  •  |

Maltrato, pésima atención e irresponsabilidad médica, es lo que denunció el señor Francisco Moreno, en contra del hospital Psicosocial de Managua, luego que sus autoridades no dan repuesta por la desaparición de Gladis Zamora, paciente con trastornos mentales que desapareció del interior de las instalaciones del lugar.

Moreno explicó que llevó a su sobrina al hospital, porque acostumbraba salir de su casa ubicada en Estelí, y deambulaba por las calles de Managua. “Este es el lugar donde ella debía estar, por eso existe este hospital, pero aquí no la atendieron, y cuando la busqué no estaba, y luego no me dejaban salir sin ella”, dijo Moreno.

“Llamo directamente a las autoridades de Salud a que se den cuenta de la forma tan inhumana como tratan a los enfermos en ese hospital, que hagan algo, porque esto no puede seguir así”, expresó.

Moreno hizo responsable de cualquier accidente o daño a su familiar extraviada, porque según él, alguien la sacó, pese que no pudo haberse salido sola por la seguridad del local.

Más abusos en pacientes enfermos
Otro caso es el de Francisca Castillo, quien tiene un hermano que padece de esquizofrenia, y la semana pasada del hospital lo regresaron a su casa, solo, en un autobús de transporte hacia Carazo.

El paciente llegó a su casa a las nueve de la noche envuelto en nervios, y con una bolsita transparente que contenía en su interior algunas pastillas, según relató Castillo. Al momento de pedir explicaciones a las autoridades del hospital, estas le replicaron a la hermana del joven, que hicieron miles de llamadas a sus familiares para informarles, pero ella niega haber recibido ni siquiera un mensaje en su celular.

“Durante 11 años mi hermano ha estado ingresando en este hospital. Pero siempre cuando mostraba un poquito de mejoría me lo entregaban. Cuando empeoraba de nuevo lo traía, y así sucesivamente, hasta ahora que lo subieron a un bus y lo mandaron solo”, comentó Castillo.

Según esta joven, su hermano no está en condiciones de andar en la calle, pero el hospital no lo ingresa permanentemente porque no hay espacio, y los únicos casos de reclusión son los más graves.

Castillo dijo a este Diario que ha visto a su hermano con moretones cuando está ingresado. Los otros enfermos los golpean y nadie hace nada.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer la versión de la directora del hospital acerca estas denuncias, sin embargo, se nos dijo que estaba ocupada celebrando la despedida de fin de año.