•  |
  •  |

El doctor Carlos Argüello, representante de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, de La Haya, consideró que ese tribunal podría “en un corto plazo”, ordenar a Costar Rica que presente los estudios ambientales que realizó para la construcción de la carretera paralela al Río San Juan.

Costa Rica anunció ayer a través de su vicecanciller Carlos Roverssi, que se prepara para responder a la demanda en su contra que presentó Nicaragua ante La Haya, y señaló que de momento no piensa suspender las obras.

Argüello consideró la posibilidad de que el país vecino ni siquiera haya  hecho esos estudios, por haber iniciado las obras en el marco de un “decreto de emergencia” por la supuesta invasión que Nicaragua hiciera al territorio costarricense.

“No existe la más mínima justificación para haber hecho estas obras, y, supuestamente, para proteger un territorio en disputa de 250 hectáreas que se encuentran en la boca del Río y no tienen conexión con la carretera que están construyendo”, afirmó Arguello.

En declaraciones a un canal oficialista, Argüello dijo que Costa Rica tendrá que responder a la demanda que presentó Nicaragua ante la CIJ, y recordó que el gobierno tico no se ha atrevido a negarle jurisdicción a la Corte.
“En apariencia, desde ese momento, Costa Rica decidió que si ellos no eran cosoberanos del río, entonces que el río desapareciera, y aparentemente eso es lo que quieren hacer”, señaló.

“Esa es la actitud aparente de lo que estamos viendo de Costa Rica, porque francamente no tienen relación las obras que están haciendo sin ningún tipo de estudio (de impacto medioambiental), ningún tipo de licitación, ningún tipo de aviso al público, mucho menos a Nicaragua, para que tenga relación con el juicio anterior que tenemos con Costa Rica”, argumentó.

“Esperamos que no vayan a oponer excepciones de falta de jurisdicción, porque es evidente que la CIJ tiene todas las facultades para conocer del caso y (tratar de) evitar cualquier medida y orden que la Corte estime conveniente”, recordó Argüello.

Informó que la CIJ ya notificó a Costa Rica sobre la demanda, y explicó que en los próximos días la Corte fijará los plazos para el desarrollo del proceso.

Diálogo con todo y demanda
El canciller de Nicaragua, Samuel Santos, dijo a Acan-Efe que la política exterior del Gobierno del presidente Daniel Ortega, se basa en el diálogo con todos los países, incluido Costa Rica, con el cual mantiene una vieja disputa por el fronterizo Río San Juan, de soberanía nicaragüense.

Después de que Nicaragua demandara a Costa Rica ante la CIJ y alegara que el país vecino causa “graves daños ambientales” con la construcción de una carretera paralela al curso de agua, en territorio costarricense, el canciller Santos afirmó que Managua ha propuesto a San José mantener un “diálogo fraterno” en diferentes foros para dilucidar el tema, “pero no ha tenido eco” por parte de Costa Rica.

Los ejemplos

Subrayó que como resultado de esa política de diálogo, Nicaragua logró un acuerdo trinacional sobre el Golfo de Fonseca, situado en el Océano Pacífico y que comparte con El Salvador y Honduras, que nunca han podido definir la posesión territorial de sus aguas.

Ese acuerdo, suscrito el 4 de octubre de 2007 en Managua, declara el Golfo de Fonseca como una zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad.

Con esta demanda, ambos países vecinos suman dos causas en proceso en la CIJ, pues Costa Rica demandó a Nicaragua en 2010 acusándolo de invadir su territorio, y por causar daños a un humedal fronterizo con el dragado que lleva a cabo cerca de la desembocadura del Río San Juan en el Mar Caribe.

El vicecanciller costarricense, Carlos Roverssi, confirmó que la CIJ, notificó ayer al país de la querella a través de su embajada en Holanda, y que en los próximos días su gobierno preparará su respuesta y la presentará en la primera semana de enero.

El vicecanciller descartó por ahora que se vaya a suspender la construcción del camino causante del litigio, de 120 kilómetros, que se encuentra en territorio costarricense.

No obstante, indicó que si Nicaragua demuestra los supuestos daños medioambientales que alega en la demanda, Costa Rica está dispuesta a rectificar el problema.