•   Siuna, RAAN  |
  •  |
  •  |

La crecida de los ríos producto de las intensas lluvias, en los municipios caribeños del Triángulo Minero, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, ya cobró la primera víctima, provocó la caída de puentes y la evacuación de decenas de personas amenazadas por la crecida de la represa “Siempre Viva”.

El infortunado que murió en el Triángulo Minero es el ciudadano José David Meza Vega, de 27 años, quien al tratar de pasar en el río Lukú, en la comunidad de Negrowás, fue arrastrado por las fuertes corrientes de la cuenca. El joven era originario de la capital y viajaba rumbo a Puerto Cabezas. “En este momento, familiares de la víctima en conjunto con Ejército buscan el cadáver”, confirmaron fuentes gubernamentales

Comunitarios que viven en el curso del río Pis Pis, en la RAAN,  tuvieron que ser evacuados de sus hogares debido a la amenaza de que el lago que forma la represa Siempre Viva se les viniera encima, debido a que las intensas lluvias que se precipitaron en la zona de “Las Minas”, hizo que el muro del embalse se rompiera en una de sus partes.

Las comunidades evacuadas son Sakalwás, Belén y Nazaret, que se encuentran aguas abajo del muro de la presa, que fue construido en 1939, es decir, que fue construida y diseñada hace 72 años por la minera que explotaba el oro de la zona para poder generar energía eléctrica. De socavarse totalmente esa pare de concreto y salir violentamente el agua contenida en el embalse, sí podría ocurrir una avalancha con graves consecuencias

Las lluvias provocaron que el agua de la presa pasara casi dos metros por encima del muro de retención, pero en la noche colapsó una parte del embalse y se abrió un cauce que sirvió para que el agua saliera por ahí, y así evitar un gran desastre.

 

Situación de la presa
La situación de la presa hidroeléctrica Siempre Viva se ha estabilizado. De acuerdo con un comunicado que dio a conocer la empresa Hemco, el agua bajó a niveles que ya no representan mayores riesgos, y se determinó que no hay daños a la infraestructura de la represa, como inicialmente se pensó en la noche del 23 de diciembre.

En una inspección in situ realizada por el comandante Lumberto Campbell, Secretario del Consejo de Desarrollo de la Costa Caribe; funcionarios del Sistema Nacional de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres; Alexander Alvarado, Alcalde de Bonanza; Sergio Ríos, Presidente de Hemco, y miembros de Defensa Civil y del Comité Municipal de Prevención de Desastres, se acordó trasladar a las 558 personas que fueron evacuadas a sus viviendas.

En los próximos días, especialistas de la hidroeléctrica “Siempre Viva” conducirán estudios con el fin de evaluar lo sucedido y prevenir futuros incidentes.

Lluvias incesantes
Las lluvias provocadas por un eje de vaguada provocaron que en ocho horas se precipitaran 102 milímetros de agua, mientras que de acuerdo con los registros históricos, para esta fecha no son más de 20 o 30 milímetros.

Los lugareños, en su afán de llegar a sus hogares se lanzan  a los ríos, los cuales han sobrepasado la altura de los puentes en las diferentes vías del Caribe Norte, por lo que las autoridades les han hecho un llamado a través de los medios locales a no intentar cruzar los afluentes.

 

Municipios incomunicados
La llena del río Wani, producto de las intensas lluvias caídas durante las últimas 72 horas en los municipios caribeños del Triángulo Minero, hicieron que el puente que lleva el mismo nombre colapsara, dejando incomunicados a los municipios Siuna y Waslala.

Esta situación ha obligado a cientos de familias a arriesgar sus vidas y a desafiar las poderosas aguas del río, para poder pasar al otro extremo en pequeños botes, que son sacudidos de un lado y de otro por las fuertes corrientes que ocasionan las llenas.

En Bonanza, el puente Santa Rita, del río Sucio, ubicado en la entrada municipio de Bonanza, no soportó las fuertes corrientes que han ocasionado las llenas de los ríos, dejando incomunicados a los municipios Rosita y Bonanza.

Las familias ubicadas en albergues en Rosita y en Bonanza, ya han comenzado a retornar a sus comunidades.

En Rosita, las familias que fueron evacuadas de las riberas del río Bambana  ya volvieron a sus comunidades, sin embargo, las autoridades municipales vigilan de cerca el nivel del río, que ya ha bajado casi a su nivel normal.

En este municipio se evacuó a unas 1,200 personas, que fueron ubicadas en albergues temporales, según lo confirmó Ney Onsang, Vicesecretario Político del FSLN en Rosita.

En Bonanza, hasta el cierre de esta edición, solo se mantenía un albergue en la comunidad de Vesubio, donde se encuentran ubicadas siete familias.

“Un total de 266 familias ya han retornado a sus comunidades, las familias que habían sido evacuadas son de las comunidades de la ribera del río Pis Pis, entre las que tenemos las comunidades de Sakalwás, Belén y Nazaret”, expreso Omar Medina, político del FSLN en Bonanza.