•  |
  •  |

El caso por peculado denunciado por el Centro de Insumos para la Salud, CIPS, contra ocho trabajadores por la sustracción de costoso material quirúrgico lleva su curso investigativo hasta llegar a manos del Ministerio Público, y de encontrar culpables a los implicados, podría abrirse un proceso judicial en su contra, informaron las autoridades.

Según el Capítulo VII del Código Penal de la República de Nicaragua, “la autoridad, funcionario o empleado público que sustraiga, apropie, distraiga o consienta que otro sustraiga, apropie o distraiga bienes caudales, valores o efectos públicos, cuya administración, tenencia o custodia le hayan sido confiados por razón de su cargo en funciones en la administración pública (…) será penado con prisión de cuatro a diez años, e inhabilitación absoluta por el mismo período”.

Santiago Cruz, jefe de Auxilio Judicial del Distrito VI de la Policía Nacional, manifestó que el caso está en proceso de documentación y para ello se debe recopilar información, realizar peritajes e inspecciones, para luego llevarlos al Ministerio Público, y ahí, de acuerdo con los actos investigativos, se ejercerá la acción penal.

“Si el Ministerio Público nos manda a ampliar las investigaciones, lo hacemos”, aseguró por su parte la comisionada mayor Fátima Flores, del Distrito IV de la Policía Nacional.  El caso está de momento en manos del inspector Máximo Gómez.

La comisionada Flores asegura que aun esperan el inventario que tendrá que ser facilitado por el CIPS, y según Ricardo Pineda, director

de esta entidad, desde ayer martes están en proceso de auditoría para lograr un informe más técnico de lo sustraído el pasado 4 de octubre.

Personal nuevo y vigilancia redoblada
Desde esa fecha, los empleados señalados han realizado huelgas reclamando sus derechos laborales, pero estas han sido repudiadas por las autoridades del CIPS, en donde ya redoblaron y contrataron nuevo personal de vigilancia.

Las autoridades investigan a varios trabajadores por la sustracción de osteosíntesis, un material costoso que se utiliza en cirugías ortopédicas conformado por platinas de titanio, clavos y pernos para reparar huesos.

Y aunque ya fueron recuperados algunos de estos materiales, aun falta dar con dos baterías de camión, los cerebros electrónicos de los cabezales con los que distribuyen los insumos, así como alternadores y motores de arranque que hace un poco más de quince días también fueron sustraídos de una de las bodegas del CIPS.

Debido a estos incidentes, ocho empleados, entre ellos cuatro del personal de seguridad interna que fueron hallados acompañados por mujeres y en estado de ebriedad en horas laborales, en la bodega ubicada en la Colonia Miguel Gutiérrez, fueron retirados de sus cargos con goce de salario hasta que las investigaciones se den por terminadas.

El CIPS exige en una demanda ante el Ministerio del Trabajo, la suspensión del contrato laboral de los empleados en cuestión, mientras estos solicitan mediante el Sindicato de Trabajadores, una suspensión sin de goce salario por tres meses.

El CIPS almacena 600 millones de córdobas en medicamentos en cada una de sus cuatro bodegas para proporcionar insumos a los hospitales públicos, privados, empresas previsionales, centros de salud y Silais, que suman en su totalidad 131 centros de atención.