•  |
  •  |

¡Estaba enojada por su nariz trancada! Sentada en las piernas de su progenitora, la nena de apenas cinco meses llora aquejada por los síntomas de gripe. Por su carita, salpicada de piquetes de zancudos, caen dos perlitas de lágrimas.

Su madre, frustrada, inclina su cabeza para mirarla mientras describía al médico del Centro de Salud “Silvia Ferrufino”, de Managua, los detalles del malestar de la bebé.

Los casos de enfermedades respiratorias son frecuentes en estas fechas, debido a los vientos, el polvo y la pólvora, sumado a los bruscos cambios de temperatura.

Pero la buena noticia es que este año esta epidemia ha disminuido notablemente en comparación con el año anterior, y esto se nota fundamentalmente en hospitales y centros de salud.

Marlin de los Ángeles Carrillo, Directora General del Hospital ‘Alemán Nicaragüense’, explicó que se han presentado casos esporádicos, que no sobrepasan los niveles que usualmente surgen para estas fechas, debido a los resultados de las campañas preventivas impulsadas a lo largo de este año.

Carrillo mencionó la permanente vacunación contra la influenza y el neumococo. “En las 24 horas quizá atendemos 15 casos al día, pero como pueden ver -señaló la caseta color blanca ubicada en la entrada del centro hospitalario-, está vacía, cuando habitualmente se mantiene con muchos pacientes”, enfatizó. “Tenemos un promedio bastante controlado”, agregó la directora.

Por su parte, Elizabeth Ruiz, Subdirectora del Centro de Salud ‘Silvia Ferrufino”, coincidió en que la disminución de casos atendidos en relación al año pasado ha sido notable, porque según sostuvo, “la población le va agarrando más el hilo a las medidas de prevención” y al igual que en el Hospital ‘Alemán Nicaragüense’, existe un área especial para atender solamente enfermedades respiratorias las 24 horas del día, al mismo tiempo que en el área de emergencia.  

En el ‘Silvia Ferrufino’ se atiende a pacientes que asisten a control de revisión, pues por control se les da cita para 48 horas después con el fin de conocer los avances del tratamiento recomendado. También se han atendido a pacientes ‘nuevos’ con síntomas de alguna enfermedad respiratoria, “pero han sido pocos”, indicó Ruiz.

Recomendaciones
Ranulfo Escobar Sánchez, médico del Centro de Salud ‘Pedro Altamirano’, indicó que lo más conveniente es abrigarse para no resultar afectados por los cambios bruscos de temperatura. Igual de importante, dijo, es no poner los abanicos apuntando directamente al rostro, así como evitar el polvo con tapabocas y el humo que deja a su paso la pólvora.

“En caso de malestares en la garganta, se puede recurrir a los té calientes o la leche tibia con canela”, aconsejó. No está de más nebulizarse con solución salina o podría también tomarse una panadol o acetaminofén previo a la visita al doctor para apaciguar algún dolor.  

Otros consejos que nos facilitó Saúl Cruz, médico general del Centro de Salud ‘Silvia Ferrufino’, se enfocaron principalmente en los menores de un año. El galeno hizo hincapié en la lactancia materna exclusiva, así como la ingesta de abundante líquido y el reiterado estímulo para que se alimenten.

Cruz insistió en la vigilancia a los niños que tienen gripe y más aun cuando se dan signos de alarma como el aumento en la frecuencia respiratoria, o “que eviten comer o amamantarse”, indicó.

Cuando un menor presenta fiebre de 38 y medio grados centígrados, recomienda el médico, se le debe contrarrestar inmediatamente con baños de agua al tiempo durante diez minutos para evitar convulsiones que puedan cegarle la vida al pacientito.

El termómetro en casa es muy importante para estos casos, de manera que permita detectar los altos o bajos niveles de temperatura en el menor, pero también alertarse cuando el niño se pone irritable, decaído o inapetente. En todos los casos, la visita al médico es la más importante de todas las recomendaciones, indicaron ambas fuentes.