•  |
  •  |

Crías de caimanes y un cocodrilo adulto, junto a 272 tortuguitas, fueron liberados en el río Papaturro, del Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, especímenes considerados en peligro de extinción y que fueron reproducidos en el zoocriadero del Centro Ecológico, en un esfuerzo realizado por la Cooperativa de Vida Silvestre, con el objetivo de enriquecer la biodiversidad de la zona.

En el transcurso del año, los socios de la Cooperativa de vida silvestre Los Guatuzos se dedicaron a la reproducción de los quelonios y reptiles, actividad que desarrollan anualmente con el apoyo del organismo no gubernamental Amigos de la Tierra España, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, e instituciones como el Ministerio Agropecuario y Forestal, Magfor, entre otras.

Guías de turismo comunitario, estudiantes y representantes del Marena, de Amigos de la Tierra, del Centro ecológico y cooperativa Los Guatuzos, participaron en la liberación de las crías. A diferencia de los animalitos, el cocodrilo es adulto y según los lugareños esta especie casi no se encuentra en el Humedal.

Demandan más apoyo para manejo del caimán
Lorenzo Martínez, Presidente de la Cooperativa de Vida Silvestre, reconoció que el mayor esfuerzo lo han dedicado a la crianza de tortugas y consideró necesario un mayor apoyo  del Marena para el manejo y aprovechamiento racional del caimán en su conjunto, a fin de enfrentar la cacería furtiva.
Oscar Bermúdez, administrador del albergue, destacó que la crianza de vida silvestre en el refugio es una de las actividades desarrolladas en conjunto con las comunidades, tanto con fines científicos como turísticos y de conservación en el Centro ecológico Los Guatuzos.

Ernesto Hernández, socio de la cooperativa, solicitó al delegado de Marena, Omar Brenes el otorgamiento de carné para la vigilancia y protección de los recursos del Humedal.

Guillermo Paiz,  técnico de Amigos de la Tierra, refirió que el proyecto piloto de manejo en cautiverio del caimán inició en el 2004, gracias a la colaboración del Marena, Fundación Amigos de Rio San Juan, Fundar, Ejército de Nicaragua y el Centro Ecológico Los Guatuzos.

Explicó que durante los dos últimos años “el rancheo de caimán” continuó gracias al apoyo de Fundación La Caixa, en el marco del Proyecto Fomento del Desarrollo Socioeconómico Sostenible de la Zona Binacional del Rio San Juan, Nicaragua-Costa Rica, ejecutado por Amigos de la Tierra.

Páiz dijo que la intención del proyecto de rancheo de caimanes es reclutar crías menores de 60 centímetros de longitud e introducirlos a los estanques, donde se alimentan, se monitorea su crecimiento y su comportamiento como respuesta al manejo.

Indicó que los reptiles han permanecido en la granja por unos 7 años, donde ha manejado y controlado su crecimiento, sin embargo hace falta una adecuada alimentación, pues la desventaja actual es que no crecieron mucho, en comparación con otras experiencias a nivel de Estados Unidos, Centroamérica y Sur América.

Omar Brenes, delegado de Marena en Río San Juan, agradeció a los actores por las actividades de conservación que se realizan en la zona, y además compartió con los presentes las iniciativas de gobierno para mejorar el manejo de los recursos naturales y promover el uso racional de los mismos en el área.

Indicó que actualmente el Marena y otras entidades del Estado pretenden desarrollar acciones a través del programa de Gobernabilidad Democrática, financiado por la Unión Europea para el manejo y conservación de la Costa Sur del Lago de Nicaragua y el Río San Juan, e invitó a los productores organizados en la Cooperativa Multifuncional de Vida Silvestre Los Guatuzos (Comulsigua RL) a integrarse a esta iniciativa.