•  |
  •  |

En 2010, los adultos mayores, definidos como las personas de 60 años y más, ascendían a 363,400, y equivalían al 6.2% de la población total. De estos, solo el 15% recibía una pensión de vejez, según la encuesta del Instituto Nacional de Información de Desarrollo, Inide, realizada ese año.

Sin embargo, a pesar de que en su mayoría carecen por completo de protección social, los adultos mayores desempeñan un papel muy importante en nuestra sociedad. En su mayoría asumen responsabilidades fundamentales dentro de los hogares.

De acuerdo con la Encuesta Continua de 2010, el 63.8% de los adultos mayores de entre 60 y 64 años todavía trabajaban, así como el 52.1% de los adultos mayores de 65 a 70 años, y el 43.1% de los adultos mayores de 71 a 76 años. El 28.8% de los adultos mayores de 77 a 81 años también trabajaba, lo mismo que el 22.3% de las personas de entre 88 a 92 años.

“Esto significa que más de 200 mil adultos mayores de 60 años eran jefes de hogar, representando el 22.7% del total de personas en esa posición en el país”, indicó el economista Adolfo Acevedo.

Hemos avanzado
Luis Barbosa, dirigente de la Central Sandinista de Trabajadores, CST, manifestó que lo ideal es que el 100% de estos Adultos Mayores recibiera su pensión, “pero las circunstancias no lo permiten”.

“Hay empresas privadas que nunca aseguran a sus trabajadores, entre estas sobresalen algunas empresas constructoras en las que los obreros trabajaron toda su vida y nunca fueron asegurados, eso fue un robo descarado que hicieron a miles de trabajadores”, indicó Barbosa.

Sin embargo, a juicio del sindicalista, en los últimos años se ha avanzado bastante en este tema. “Ahora el gobierno entrega un bono de 1,000 córdobas a los amigos de la tercera edad y una canasta básica, todo esto se hace a través del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS”, indicó.

Señaló que en relación a los otros gobiernos “neoliberales”, esta vez se ha avanzado bastante.

Obligados a trabajar en condiciones precarias

Según la encuesta del Inide, los Adultos Mayores que eran jefes de hogar representaban el 19.5% de todos los varones jefes de hogar, y las mujeres mayores de 60 años que eran jefes de hogar, equivalían al 28.9% de todas las mujeres jefes de hogar.

“En calidad de tales  asumían una importante responsabilidad en el seno de sus hogares, incluyendo, por lo general, contribuir de manera importante al sustento económico”, explica Acevedo.

A juicio del economista, porcentajes altísimos de adultos mayores, dada la bajísima cobertura del Seguro Social, se ven obligados a buscar la sobrevivencia desempeñando actividades económicas precarias, hasta edades avanzadas.

Estos empleos precarios eran desempeñados en el sector agropecuario (el 43.5%), el comercio (el 22.4%), la industria manufacturera (8.9%), los servicios (7.7%) y hoteles y restaurantes (5.7%), sectores caracterizados por un gran peso de las actividades informales, de muy baja productividad, en particular la agricultura y el comercio, en las cuales tiene un gran peso el empleo por cuenta propia.

El 45.6% de los ingresos de los adultos mayores provenían de la actividad económica que desarrollaban.