•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Miles de nicaragüenses que residen en Costa Rica, en su mayoría por razones de trabajo, y que pasaron las vacaciones de Navidad y de Fin de Año con sus familiares en su país, han comenzado hoy un masivo éxodo hacia la vecina nación del sur.

Las enormes filas mantenían copada la calle donde está situada el Consulado costarricense en Nicaragua, en el nuevo centro de Managua, donde cientos de nicaragüenses, con sus maletas y 32 dólares en mano, se aprestaban a pagar la visa para retornar a sus puestos de trabajo en Costa Rica, según constató Acan-Efe.

"Creo que tendré que irme a Costa Rica hasta mañana (miércoles) en un autobús expreso, porque hoy es imposible. Los autobuses están muy llenos. Me voy a quedar donde una tía", declaró a Acan-Efe Yáder Avendaño, un emigrante nicaragüense.

Este joven de 20 años, que trabaja lavando vehículos en el municipio Cantón de Belén, en la provincia costarricense de Heredia, dijo que a las 04.00 hora local (10.00 GMT) salió de la norteña provincia de Matagalpa, 120 kilómetros al norte de Managua, para tramitar su visa en Managua y viajar hacia Costa Rica.

Jessica López, una mujer nicaragüense que desde 2004 trabaja en un gimnasio en San José, explicó a Acan-Efe que regresó a Nicaragua junto a sus tres hijos, de nacionalidad costarricense, para festejar junto a sus familiares las fiestas de Navidad y de Año Nuevo. Pero "la situación económica es difícil en Nicaragua", razonó.

Los gastos de pasaje y visa para ella y sus tres hijos ascienden a 190 dólares.

Los alrededores del consulado costarricense en Managua parecían este martes un pequeño mercado por la presencia de cientos de vendedores ambulantes.

Algunos comerciantes se dedican a la venta de alimentos, otros alquilan teléfonos móviles, también están quienes cuidan las maletas de los viajeros y otros que ofrecen el servicio de taxis.

Además, las líneas de transporte terrestre internacional envían al Consulado a sus agentes de venta.

Carlos Bone, de la agencia Central Line, dijo a Acan-Efe que este día ya tenían todos los boletos vendidos.

Bone ofrecía a las afueras del Consulado costarricense boletos para los dos autobuses que viajarán mañana, miércoles, de Managua a San José.

Un oficial de la Policía nicaragüense, Humberto José Gutiérrez, dijo a Acan-Efe que en enero de cada año un mínimo de 1.000 personas tramita cada día su visa en el Consulado de San José en Managua.

"La gente está buscando su trámite correspondiente para irse lo más antes posible, porque los están esperando en sus trabajos", anotó el oficial, que junto a otros diez agentes guarda el orden en la zona.

Según diversas fuentes, en Costa Rica viven de 800.000 a un millón de nicaragüenses, legal e ilegalmente, quienes se desplazan hacia ese país buscando mejores oportunidades debido a los altos índices de desempleo y pobreza de Nicaragua.

La mayoría de los emigrantes nicaragüenses trabajan en Costa Rica limpiando casas, sembrando frutas y verduras, como albañiles o guardas de seguridad.

Las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y Costa Rica no atraviesan su mejor momento, debido a diferencias sobre el fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense.

El pasado 23 de diciembre, Managua demandó a San José ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, por la construcción de una carretera paralela al río.

La CIJ ya dirimió en 2007 otra disputa entre ambos países relativa a la soberanía y derechos de navegación sobre el San Juan.