•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La organización no gubernamental de Costa Rica Déjame Vivir en Paz, que se amparó ante la justicia costarricense contra la construcción de una carretera paralela al fronterizo río San Juan, denunció hoy en Managua que han perdido el respaldo económico de sus proveedores para continuar su causa.

El presidente del organismo ambientalista, el costarricense Alberto Cabezas, quien se encuentra en Managua desde mediados de diciembre pasado por las fiestas de fin de año, dijo hoy al canal 2 de la televisión local que a raíz del amparo por la construcción de esa carretera distintas instituciones, las cuales no mencionó, suspendieron el apoyo económico a esa ONG.

Cabezas explicó que se mantendrá en Managua hasta que la Sala Constitucional de Costa Rica resuelva el recurso de amparo que admitió el pasado 15 de diciembre contra la carretera de 120 kilómetros que el Gobierno de Laura Chinchilla construye al margen sur del río San Juan, en territorio costarricense, lo que Nicaragua considera un delito ambiental.

"No nos vamos a dejar manipular por ninguna corriente ideológica y alguna gente está diciendo que nosotros somos pagados por Daniel Ortega (presidente de Nicaragua), pero créame que no es así", afirmó.

La organización Déjame Vivir en Paz y la también costarricense Fundación para el Progreso de las Personas Ciegas se ampararon en diciembre pasado ante la justicia de su país contra la infraestructura vial que se construye paralela al río San Juan, de soberanía nicaragüense.

La nueva carretera costarricense provocó que el pasado 23 de diciembre Managua demandara a San José ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, por "violación" de su soberanía y por "graves daños al medio ambiente".

Costa Rica, sin embargo, sostuvo que la querella es "carente de todo mérito y fundamento".