•  |
  •  |

El gabinete energético y económico del Gobierno se reunió ayer a puertas cerradas, y, según una fuente oficial, para enfrentar la situación energética se estudia una “solución salomónica”, la cual consistiría en aplicar un incremento de un 10% a la tarifa de energía, combinado con un subsidio oficial que rondaría los US$70 millones.

Con esa fórmula se estaría respondiendo a las proyecciones del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, que establecen que en términos reales la tarifa debería incrementarse en un 20.2%, tomando en consideración un precio promedio del barril de búnker de US$100  en todo 2012,  y que el costo promedio de generación en el mercado nacional de cada megavatio hora estaría en US$246.

Por otra parte, la fuente gubernamental confirmó ayer a EL NUEVO DIARIO que el Gobierno central ya tiene los fondos (US$70 millones) que se consiguieron vía préstamo de los fondos ALBA, para subsidiar parcialmente la tarifa, pero que se estaría definiendo el mecanismo que se implementaría para su aplicación.

“Lo que en realidad está por definirse es a quién llegarán los fondos. Podría ser que se les entreguen a los generadores para que la energía producida se venda más barata, como se hizo el año pasado, o se entreguen a los importadores de petróleo que operan en el país, (Albanisa y Esso), para que el búnker vendido a los generadores mantenga un precio estable el resto del año. De esta manera la tarifa subiría menos del 10% y se subsidiaría cerca del 11”, explicó la fuente consultada, que prefirió mantener el anonimato.

Anoche, durante un breve receso en la reunión a puertas cerradas, el ministro de Energía, Emilio Rappaccioli, dijo que la reunión no había concluido, que todavía no se había adoptado una decisión oficial, pero valoró que las proyecciones del INE “son correctas”, y, por ende, se estaba trabajando con base en ellas, para tomar una decisión que será anunciada hoy.  

Análisis del INE  
David Castillo, presidente del Consejo Directivo del INE, explicó ayer en conferencia de prensa que luego de desarrollar un ciclo de consultas con diversos sectores, entre ellos sindicatos, empresarios, empresas generadoras de energía eléctrica y organismos defensores de los consumidores, se determinó que lo más viable para el país y para el sector energético era aplicar un ajuste moderado, combinado con un subsidio, pero señaló que quien tiene la última palabra es el Gobierno central.

“La tarifa debería subir el 20.2% de acuerdo con los costos reales de la generación, y se necesitarían US$108 millones para mantenerla congelada. La propuesta que nosotros hemos recogido, después de consultar con los sectores nacionales, es que se aplique un ajuste del 10%, combinada con un subsidio, que, en este caso, debería ser de US$70 millones. Esta propuesta se llevará al Presidente de la República, y todo dependerá de lo que decida el Gobierno”, especificó.


Castillo indicó que los US$70 millones, los cuales deberá conseguir el Gobierno, serán para subsidiar el otro 10.2% restante de ajuste real, y de esta manera no afectar a los usuarios del sector energético.

El director ejecutivo del INE dijo ayer que la necesidad de transformar la matriz energética es evidente, ya que la crisis en el Medio Oriente puede generar que el petróleo siga subiendo. “La entrada de proyectos renovables como el geotérmico San Jacinto-Tizate y el eólico de Blue Power Energy tendrán un impacto positivo para el país, ya que se estaría ahorrando unos US$50 millones en consumo de búnker para la generación”, apuntó.

FNT: fondos saldrán del Alba

Aunque oficialmente el Gobierno no anunció de dónde saldrían los fondos para subsidiar parte de la tarifa de energía, Gustavo Porras, dirigente del Frente Nacional de los Trabajadores, dejó entrever ayer que el dinero saldría de los fondos ALBA a manera de préstamo.

El año pasado, el Gobierno destinó US$107 millones, los cuales ayudaron a mantener congelada la tarifa y pagar desvíos tarifarios acumulados de US$55 millones. En dos años el país estaría acumulando una deuda de US$177 millones con el ALBA, que se estarían pagando a mediano plazo, sin intereses, y una vez que entren a operar varios proyectos de generación renovable, que permitirán elevar la producción energética limpia en un 70%, según explicaciones del titular del INE.

“Sabemos que el presidente (Daniel Ortega) tiene la voluntad de buscar los recursos para este subsidio. Existe la solidaridad y la hermandad venezolana que puede ser generosa este año, y así lograríamos encontrar una fórmula para que el impacto del alza sea lo menor posible”, agregó Castillo.

A favor y en contra del alza
El economista Adolfo Acevedo dijo ayer a El NUEVO DIARIO que el ajuste tarifario  es necesario, dadas las características que tiene el sistema energético nacional en estos momentos, y para compensar la brecha que actualmente existe entre la tarifa real y la que pagan los usuarios.

“Esta brecha se ha producido porque la tarifa que se cobra a los consumidores no se ha ajustado en la medida en que lo han hecho los costos de generación, representados en gran medida por el costo del combustible fuel-oil (búnker) que se usa en las plantas térmicas”, indicó.

Acevedo explicó que tomando en consideración que el Fondo Monetario Internacional, FMI, sugirió al Gobierno que tras dos años consecutivos de préstamos con el ALBA, no es conveniente un subsidio total, ya que se generaría una acumulación de deuda que para ser pagada  requeriría un ajuste mucho mayor en la tarifa.

El economista planteó escenarios favorables como aplicar un ajuste a la tarifa parcialmente, combinada con un subsidio con un nuevo préstamo de ALBA; o que el incremento sea parcial y la diferencia sea cubierta, en parte, vía Presupuesto General de la República y con un nuevo préstamo de ALBA.

ONG consumidores divididas
Ricardo Osejo, dirigente de la Organización para la Defensa de los Consumidores, ODC, dijo ayer que cualquier alza que aplique el INE no es legal, ya que en la actualidad parte de su Consejo Directivo tiene su período vencido.

Destacó que de aprobarse el alza inmediatamente estarían recurriendo de amparo en contra de la medida ante los tribunales de Apelaciones y la Corte Suprema de Justicia, CSJ. “No estaríamos aprobando este ajuste tarifario, porque sería ilegal, ya que se necesita normar un nuevo presidente del INE y su nuevo Consejo Directivo”, agregó.

Marvin Pomares, dirigente del Instituto Nicaragüense de Defensa de los Consumidores, Indec, avaló la propuesta de aplicar un ajuste a la tarifa no mayor del 10%, y que se destinen fondos para subsidiar a los sectores más vulnerables.

Sin embargo, manifestó que estarían actuando de forma inmediata si en los mercados nacionales los precios de la canasta básica se disparan por la especulación. “No permitiremos que haya especulación en los precios en los mercados, y vamos a ir a protestar a las calles si es necesario. El Gobierno a través del Ministerio de Fomento Industria y Comercio, Mific, debe vigilar que esta situación no se dé, y nosotros mismos estaremos al tanto y realizando un plan de verificación de precios”, indicó.

Última hora: petróleo sigue al alza
De última hora, se informó que el petróleo WTI de Texas subió ayer el 0.25% y cerró en US$103.22 por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York, en medio de la tensión en el Estrecho de Ormuz, en el Medio Oriente, y tras conocerse que los 27 países de la Unión Europea llegaron a un principio de acuerdo, para imponer un embargo a las importaciones de petróleo iraní, en el marco de la nueva ronda de sanciones que pretenden imponer a Teherán.