•  |
  •  |

Los veintisiete países de la Unión Europea llegaron a un principio de acuerdo para embargar  las importaciones de petróleo iraní, en el marco de la nueva ronda de sanciones que pretenden imponer a Teherán.

Fuentes diplomáticas indicaron ayer que Grecia levantó las reservas que había expresado junto con otros países, por lo que en la práctica existe ahora un principio de acuerdo sobre el embargo.

El próximo Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE, que se celebrará el 30 de enero, pretende tomar una decisión sobre las nuevas sanciones a Irán por su continua negativa a colaborar con la comunidad internacional sobre su programa nuclear.

Las fuentes señalaron que, pese al principio de acuerdo alcanzado, aún queda trabajo por hacer sobre el conjunto del paquete de sanciones y sus modalidades, como la fecha de entrada en vigor del embargo --para no provocar problemas a los países que importan bastante crudo iraní-- antes de poder hablar de un pacto definitivo.

El Consejo Europeo de diciembre encargó a los ministros de Exteriores que siguieran trabajando en una nueva ronda de sanciones contra Teherán, a raíz del último informe del Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, en el que se acusó a Irán de haber trabajado en la tecnología necesaria para fabricar armas nucleares.

Acudirán a Arabia Saudita

El pasado primero de diciembre, una fuente comunitaria dijo a Efe que Europa estaría en disposición de afrontar sin problemas un embargo a las importaciones de petróleo de Irán, dado que la pérdida de suministro podría compensarse con un aumento de las compras a otros países productores.

“La capacidad sobrante de Arabia Saudí puede teóricamente compensar la pérdida del conjunto de las exportaciones iraníes”, explicó la fuente.

Esa misma fuente recordó que, en caso de que los Veintisiete optasen por cortar las importaciones procedentes de Irán, tal como discutieron los ministros de Exteriores el primero de diciembre, las refinerías europeas “podrían encontrar suministradores alternativos”, al igual que hicieron cuando se detuvo la producción en Libia este año.

Irán vende a 11 estados miembros de la UE, y es el quinto país por volumen de petróleo suministrado a la Unión Europea tras Rusia, Noruega, Libia y Arabia Saudí.

En conjunto, las importaciones iraníes representaron sólo un 5.8% del total de la UE en 2010, pero algunos países se encuentran en una situación mucho más sensible.

Los principales compradores de crudo procedente de Irán son, por este orden, Italia, España, Bélgica, Grecia, Holanda, Francia y Alemania, según datos de la Comisión Europea.

Sin embargo, mientras que para Francia esas compras sólo suponen el 2.8% del total de sus importaciones, para España representan el 14.6%.

Europa busca aumentar presion sobre Teherán

La intención de los gobiernos europeos es buscar fórmulas que realmente aumenten la presión sobre Teherán, ante la negativa del régimen a cooperar sobre su programa nuclear.

La Comisión Europea, de todos modos, pone en duda la efectividad de la medida, pues, según recordó una fuente, esta no detendría las exportaciones de Irán, que vende a Europa menos de un cuarto de su producción. De hecho, Bruselas cree que ese volumen extra podría ser desviado a otros compradores, como China o India.

Viene de la primera página
El Consejo Europeo de diciembre encargó a los ministros de Exteriores que siguieran trabajando en una nueva ronda de sanciones contra Teherán, a raíz del último informe del Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, en el que se acusó a Irán de haber trabajado en la tecnología necesaria para fabricar armas nucleares.

Acudirán a Arabia Saudita
El pasado primero de diciembre, una fuente comunitaria dijo a Efe que Europa estaría en disposición de afrontar sin problemas un embargo a las importaciones de petróleo de Irán, dado que la pérdida de suministro podría compensarse con un aumento de las compras a otros países productores.
“La capacidad sobrante de Arabia Saudí puede teóricamente compensar la pérdida del conjunto de las exportaciones iraníes”, explicó la fuente.
Esa misma fuente recordó que, en caso de que los Veintisiete optasen por cortar las importaciones procedentes de Irán, tal como discutieron los ministros de Exteriores el primero de diciembre, las refinerías europeas “podrían encontrar suministradores alternativos”, al igual que hicieron cuando se detuvo la producción en Libia este año.
Irán vende a 11 estados miembros de la UE, y es el quinto país por volumen de petróleo suministrado a la Unión Europea tras Rusia, Noruega, Libia y Arabia Saudí.
En conjunto, las importaciones iraníes representaron sólo un 5.8% del total de la UE en 2010, pero algunos países se encuentran en una situación mucho más sensible.
Los principales compradores de crudo procedente de Irán son, por este orden, Italia, España, Bélgica, Grecia, Holanda, Francia y Alemania, según datos de la Comisión Europea.
Sin embargo, mientras que para Francia esas compras sólo suponen el 2.8% del total de sus importaciones, para España representan el 14.6%.

Europa busca aumentar presion sobre Teherán
La intención de los gobiernos europeos es buscar fórmulas que realmente aumenten la presión sobre Teherán, ante la negativa del régimen a cooperar sobre su programa nuclear. La Comisión Europea, de todos modos, pone en duda la efectividad de la medida, pues, según recordó una fuente, esta no detendría las exportaciones de Irán, que vende a Europa menos de un cuarto de su producción. De hecho, Bruselas cree que ese volumen extra podría ser desviado a otros compradores, como China o India.