•   Siuna, RAAN, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

A pocos días de realizarse el juicio contra tres activistas del Partido Liberal Independiente, PLI, que son procesados por los graves incidentes que se produjeron el 8 de noviembre de 2011 en la comunidad de Coperna, municipio caribeño de Siuna, cuando una protesta contra el fraude del 6 de noviembre desembocó en un enfrentamiento sangriento, dirigentes religiosos advirtieron que podrían caldearse los ánimos si son declarados culpables.

El juicio oral y público en contra de los activistas del PLI, Encarnación Aguinaga Castrillo, Denis Pravia Obando y Víctor Zeledón, está programado para el próximo 13 de enero, por asesinato y robo agravado en perjuicio del secretario político del FSLN, Ronaldo Martínez.

Una comisión mediadora integrada por líderes religiosos de Coperna, se pronunció diciendo que los enjuiciados son inocentes, y que los verdaderos implicados en los hechos de violencia andan alzados en la montaña.

“Nos sentimos sumamente preocupados por las detenciones masivas efectuadas por los agentes del orden público el día 9 de noviembre de 2011 en la comunidad de Coperna”, reza el pronunciamiento, que califica a los indiciados como “personas totalmente inocentes, que no tuvieron ni tienen la mínima responsabilidad en dichos hechos reprochables”.

Agrega que es propicio alzar un eco urgente y puntual de justicia social y de seguridad ciudadana, sobre todo en aras de conservar el Estado de Derecho que anhela Nicaragua.

Al mismo tiempo, instaron a la Policía y al Ejército a detener y a enjuiciar a los verdaderos responsables de tan condenables hechos de violencia que enlutaron al pueblo de la RAAN.

“Actuar imparcialmente y con sabiduría”

Por su parte, el pastor Genaro Denis López Cruz, hizo un llamado a las autoridades a actuar de forma imparcial y con sabiduría, pues de condenar a estos ciudadanos injustamente podría generar protestas, y el trabajo realizado por la comisión negociadora se echaría a perder.

“Como cristianos que somos, lamentamos el suceso ocurrido el pasado 8 de noviembre, que dejó como resultado un muerto y varios policías heridos, pero pedimos a las autoridades superiores, Policía, Fiscalía y Gobierno, que hagan una investigación donde puedan convencerse de la injusticia que han hecho al detener a estos 11 ciudadanos; si los condenan injustamente, aquí habrá una tragedia, y por todo lo que hemos estado luchando esta comisión, que es porque regrese la paz y la tranquilidad, será en vano”, advirtió López, quien anunció que el día del juicio irán a respaldar a los procesados.

Por su parte, el alcalde liberal de Siuna y principal líder del PLI, en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, Julián Gaitán, al ser consultado por EL NUEVO DIARIO, coincidió que todos los ciudadanos que se encuentran detenidos son inocentes, y responsabilizó de esto a los jefes policiales, que según él buscan quedar como beligerantes ante sus jefes y la población, responsabilizando a estas personas.

“Los que hicieron el daño están en el monte, algunos de ellos (los acusados) no se encontraban en el municipio cuando ocurrieron los hechos, como Luis Enrique Tinoco, y Encarnación Aguinaga estaba conversando con el mismo comisionado (Otilio Duarte)”, refirió Gaitán, quien dijo que el mismo comisionado Duarte le había comentado que se harían exámenes de parafina en las armas y a los supuestos implicados para determinar quién había disparado.

Por su parte, el jefe policial en el Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú, comisionado mayor Otilio Duarte, manifestó que es el Poder Judicial el que tiene que determinar el grado de responsabilidad de los acusados, y negó que al momento de los acontecimientos él haya estado conversando con uno de los procesados.