•  |
  •  |

Aunque no hay posición única en relación con la propuesta de aumento en el porcentaje del salario mínimo que se estará negociando entre empresarios, sindicatos de trabajadores y gobierno, los representantes sindicales coinciden en que debe superar el 20 por ciento, debido al incremento en el precio de los productos de la canasta básica y de algunos servicios, como la energía eléctrica.

Luis Barboza, Presidente Ejecutivo de la Central Sandinista de Trabajadores “José Benito Escobar”, CST-JBE, no quiso precisar un porcentaje específico para el incremento del salario mínimo, pero aseguró que están consensuando ese detalle con el resto de gremios sindicales.

Añadió que el aumento de precios en algunos productos de consumo básico y servicios anda en un 22 por ciento.

“Hay que revisar el precio de la canasta básica, la devaluación, algunos casos pendientes, como el valor de la leche, porque ellos dicen que van a revisar en enero, pero ya dijeron que aumentará en dos córdobas”, expresó Barboza.

El sindicalista también mencionó el incremento de un córdoba en el precio del pollo y la libra de queso, que llegó a 50 córdobas.

“Vamos a conformar una brigada para ir a hacer encuestas a todos los mercados para saber el valor de todos los productos”, aseguró Barboza.

“Canasta no se puede comprar”
El año pasado el incremento al salario mínimo fue del 13 por ciento. Para el secretario de Asuntos Laborales de la Federación Democrática de Trabajadores del Servicio Público, Fedetrasep, Álvaro Leiva, dicho aumento salarial debe estar arriba del 30 por ciento, para que los obreros alcancen un sueldo digno y puedan acercarse a obtener la canasta básica.

“No existe la posibilidad de poder lograr esa ansiada pretensión de los trabajadores en una negociación tripartita, de lograr un salario digno que le permita adquirir los productos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas, porque existe una gran alianza bipartita entre el gobierno y la empresa privada, representada en el Cosep”, consideró Leiva.

Nilo Salazar, secretario general del Sindicato de Carpinteros, Albañiles, Armadores y Similares, SCAAS, consideró que el incremento debe corresponder a más del 20 por ciento y criticó que el sector empresarial ridículamente está ofreciendo una tasa del 5 por ciento para los primeros seis meses del año.

“El problema es que las centrales de trabajadores afines al gobierno, a la luz pública hablan de un incremento de más del 20 por ciento, pero cuando ya están en la mesa de negociación, aceptan lo que el empresario y el gobierno ofrecen”, cuestionó Salazar.